Cazabán intentó calmar a los legisladores del peronismo

El ministro de Jaque se reunió con senadores y diputados para escuchar sus reclamos.
Desde las elecciones, pocos justicialistas se preocupan por ocultar su malestar con el gobierno de Celso Jaque y los legisladores no son la excepción. El principal reclamo que hacen es que no se enteran de las decisiones del Ejecutivo hasta después de que son tomadas y que no quieren estar en la Casa de las Leyes sólo para "atajar penales".

Aparentemente, desde Casa de Gobierno acusaron recibo y el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, acudió a la Legislatura dos veces en tres días.

Los encuentros se extendieron durante varias horas, pero fueron organizados casi sobre el momento del encuentro. Así, el lunes al mediodía se armó -para la tarde- la reunión con los senadores, mientras que el martes a la noche el funcionario informó que asistiría al encuentro del bloque antes del comienzo de sesión.

En líneas generales, se planteó la necesidad de que los legisladores tuvieran la oportunidad de opinar o discutir las decisiones importantes en lugar de enterarse cuando está todo "cocinado" y hasta publicado en la prensa.

Cazabán recibió las quejas de los legisladores (los más enojados eran los senadores), que además de pedir celeridad en el envío del pliego del director general de Escuelas -que finalmente fue enviado ayer- también cuestionaron a los funcionarios "no políticos" debido a que -desde su punto de vista- no saben manejar ciertos temas.

Así, el secretario de Cultura, Ricardo Scollo; la secretaria de Deportes, Beatriz Barbera, y el ministro de Salud, Sergio Saracco, quedaron en la mira legislativa. Del último rescataron su actuación en relación con la gripe A, pero criticaron las internas que mantiene con Ricardo Landete, cuñado de Jaque y subsecretario de Salud.

El hombre fuerte de Jaque, por su lado, se comprometió a aceitar los mecanismos de comunicación y toma de decisiones con la Legislatura. "Con respeto, planteamos que hay que cambiar los métodos de trabajo y de comunicación", contó un senador, quien agregó que la preocupación principal de la mayoría pasó por los temas de gestión.

Al parecer, Cazabán comprendió la necesidad de conciliar con los suyos y dicen que a partir de ahora acudirá más seguido a las reuniones de los bloques para comenzar a trabajar y profundizar la incipiente relación que sólo existe con un par de ministros.

Ante algunos rumores de crisis institucional y el enojo de más de un oficialista, el ministro con más poder del Ejecutivo intentó poner orden en su tropa justo en la misma semana en que el interbloque cobista se convierte en realidad. "Tenemos que terminar de hacer catarsis y asumir nuestras responsabilidades después de la derrota. Reorganizar el justicialismo le va a hacer bien al Gobierno y a la sociedad", concedió el jefe del bloque de Diputados, Carlos Bianchinelli.

En este sentido, algunos legisladores admitieron la necesidad de liderazgo tanto dentro del partido como en el Gobierno. "Éste es el momento para que Jaque asuma la conducción que realmente le corresponde", se esperanzan.

La semana pasada, los senadores peronistas se fueron de la sesión para mostrar su disconformidad con respecto a la intervención y aumento de tarifas de Obras Sanitarias dispuestos por el Ejecutivo. Lo hicieron, según muchos, de manera espontánea. "Si somos parte de este gobierno no es para atajar penales en la Legislatura sino para gestionar en todo lo posible más allá de que la última palabra la tenga el Gobernador", expresó otro senador.

Desde el lado de los Diputados, en varias oportunidades se han escuchado críticas en contra de Cazabán y también se hizo hincapié en el modo de enterarse de los proyectos de ley antes de que sean enviados por el Ejecutivo. La necesidad de cambiar funcionarios clave así como modos de gestionar también se oyó como prioridad en boca de los diputados peronistas, que valoraron el gesto de Cazabán de ir a dialogar.

Comentá la nota