A la caza de votos, el PJ evalúa fórmulas para que las internas no sean obligatorias

Se piensa en un sistema similar al de Santa Fe, donde los ciudadanos pueden excluirse. Además, estudia si el corte de boleta en la primaria favorecería o no a Néstor Kirchner
"Flexibilizar todo lo necesario para tener los votos". La premisa guía los últimos cambios que evalúa el kirchnerismo en la Cámara de Diputados a su proyecto de reforma electoral: un mecanismo que permita a los ciudadanos "desobligarse" de participar en las primarias; control jurisdiccional sobre el Ministerio del Interior en tanto autoridad de aplicación de la ley, y la posibilidad de que no se pueda cortar boleta en la interna. El primero de los puntos se evalúa a pedido de los partidos chicos. El segundo, por presión de la UCR. El último gira en torno de las posibilidades electorales de Néstor Kirchner. Ninguno, sin embargo, logró hasta ahora entusiasmar a la oposición.

La obligatoriedad de la participación en las internas abiertas era, hasta hace poco, intocable para el Gobierno. El bloque K comenzó a pensar en modificarla a pedido de los partidos más chicos. Los pisos de participación que exige la ley para que las fuerzas políticas conserven su personería y puedan pasar de la primaria a la general se toman sobre el total de votantes de la interna. Si ese número decrece, baja la cantidad de votos necesarios para mantenerse en la pelea. "Hay una discusión sobre cómo implementar esta forma de desobligarse", afirmaron a El Cronista fuentes oficiales.

El kirchnerismo volvió, para ello, sobre el ejemplo de Santa Fe. Allí, el mecanismo de excusación requiere que el ciudadano concurra dos veces a los organismos públicos. Antes de los comicios, para avisar que no participará, y luego de la elección, para buscar un sellado que completa el trámite. "Es un sistema lo suficientemente complicado y molesto como para que nadie lo use, pero a la vez le da una salida al tema de la obligatoriedad", evalúan en el oficialismo. De hecho, en la última elección, menos de tres mil santafesinos hicieron el trámite para no votar en las primarias.

Esta modificación, pedida en principio por el PRO y destinada a tentar a los partidos más pequeños junto con la disminución de los pisos de votos exigidos en la primaria, no logró sin embargo entusiasmarlos. En el macrismo y la centroizquierda mantenían anoche su decisión de no apoyar el proyecto.

Además, para seducir a la UCR, el bloque de Agustín Rossi propondrá auditorías cruzadas y control jurisdiccional para el Ministerio del Interior, con "vía rápida" para las presentaciones judiciales electorales. Pero tampoco ese cambio sumaría adeptos. "De alguna forma han aflojado, pero si la decisión que mantienen es tratarlo el miércoles, muy difícilmente podamos acompañar", sostuvo el radical Pedro Azcoiti, al frente de la negociación por su partido.

Pero además del frente externo, el oficialismo se enredó también en una discusión interna. Parte del bloque cree que el corte de boleta en la primaria ayudaría a evitar lo que sucedió el 28 de junio, cuando el oficialismo perdió en varias localidades bonaerenses, donde los intendentes ganaron. Mientras otro sector considera que, para la interna, la posibilidad de dividir el voto y presentar listas "colectoras" favorecería las chances de un candidato en particular: Néstor Kirchner.

Comentá la nota