Cayó un 30% en promedio la venta de mercadería usada.

Es lo que registra la ciudad de Neuquén en lo que va del año. "La gente se aceca más a vender que a comprar", indicaron los comerciantes.
Neuquén > La crisis económica afectó a las casas de segunda mano de esta ciudad, que sólo en el primer trimestre registraron una caída entre el 25 y el 35 por ciento de sus transacciones respecto al mismo período del año anterior.

Los dueños de los comercios de compra-venta de estos artículos señalaron que si bien en los primeros meses del año siempre merma la actividad, en esta oportunidad otros son los factores que les augura un año de menores ganancias.

"Las ventas disminuyeron aproximadamente en un 30 por ciento y lo que me indica que empeorará es la enorme cantidad de gente que se acerca más a vender que a comprar", mencionó Juan Carlos de Francesco, dueño de El Emporio del Mueble, ubicado sobre la calle Godoy.

En el salón comercial, los clientes se pueden tropezar con camas, cunas, cocinas, máquinas de cocer, ventanas, y hasta un curioso sillón de odontólogo.

De Francesco recordó que cuando recién abrieron sus puertas al público, allá por el 2001, era más la gente que se mudaba a Neuquén y se acercaba a comprar algunos muebles o electrodomésticos para evitar gastos de mudanza. "Hoy en día me doy cuenta de que está mal porque se está dando el sentido inverso, la gente se va y vende lo que tiene", explicó el propietario del negocio del oeste.

Baja

En Segundamano, el local más antiguo de la ciudad en el rubro, indicaron que las mermas se notaron sobre todo en el período comprendido entre noviembre y marzo. De por sí en los meses estivales la gente gasta sus ahorros en las vacaciones y en los artículos escolares, pero "a diferencia de años atrás, la baja se sintió entre un 25 y 30 por ciento", afirmó Erica, una de las vendedoras de más de 20 años de experiencia en el negocio.

Amplios salones sucesivos albergan en su interior variados muebles de diferentes calidades y valores, desde 50 pesos a 2.200 cuando la antigüedad y la prestancia así lo hayan valorado.

En "El mundo del usado", uno de los negocios del Bajo de la ciudad, próximo a la Ruta Nacional 22, su dueño aseguró que cambió el rubro en este último tiempo. "Ahora nos dedicamos más a la venta de aberturas, si tuviera cien, seguro las vendería a todas", estimó.

"Ya no es como el año pasado, las ventas cayeron en un 35 por ciento en estos meses", aseguró el propietario. Los hombres son los que más consultan quizás porque además de muebles y cocinas, se encuentran llantas, radiadores y rarezas como una vieja filmadora súper 8.

Los locales de segunda mano de la ciudad ofrecen un abanico de posibilidades que atrae a gente con diferente poder adquisitivo

Según comentaron los comerciantes, la falta de recursos lleva cada vez a más personas a vender sus equipos de audio y video y, en el mejor de los casos, a ahorrar comprando artículos usados.

Comentá la nota