Cayó otra ficha del dominó en EE.UU.

Circuit City, con 40 mil empleados, pidió la convocatoria de acreedores por la crisis crediticia y el derrumbe de ventas. Wall Street volvió a caer.
Todavía en pie. Los locales de la empresa seguirán abiertos para no perder las ventas navideñas, después vendrá un profundo ajuste en el negocio.

Circuit City, la segunda mayor cadena de venta de artículos de electrónica de Estados Unidos, solicitó la protección por bancarrota, figura similar a la convocatoria de acreedores. Así se añade otra víctima de la crisis crediticia e incipiente recesión que ahoga a la economía estadounidense. Esta noticia se sumó a otros informes negativos de empresas que volvieron a empujar a la baja al índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York, que cerró con una caída de 0,82 por ciento.

Circuit City había tenido pérdidas en cinco de los últimos seis trimestres por la baja en las ventas. En las últimas semanas, los proveedores golpeados por la parálisis crediticia a nivel mundial habían endurecido los términos de sus contratos, en ocasiones exigiendo pagos por adelantado antes de enviar la mercadería. A pesar de la protección judicial, la cadena mantendrá sus casi 1.000 locales abiertos un par de meses para aprovechar las mayores ventas navideñas hasta que se cierre una reestructuración general del negocio, bajo supervisión judicial. Está en juego el empleo de unas 40.000 personas en Estados Unidos y Canadá.

Según los balances de la empresa, al 31 de agosto último, Circuit City tenía activos por 3.400 millones de dólares y deudas por 2.320 millones de dólares. Entre los mayores acreedores no garantizados de la compañía están Hewlett-Packard Co, Samsung Electronics Co y Sony Corp, entre otros.

Además de las restricciones crediticias, la empresa sintió también el impacto del incremento de la competencia tanto de sus rivales tradicionales, como son Best Buy o Wal-Mart, como de las compañías de venta por internet.

Lo sorpresivo del anuncio de ayer fue que Circuit City había informado hace una semana que iba a cerrar 155 tiendas, una quinta parte del total de su red y a despedir al 17 por ciento de sus trabajadores.

“Recientemente hemos adoptado medidas intensivas para superar el deterioro de nuestra posición de liquidez”, dijo James A. Marcum, vicepresidente de la compañía que actúa provisionalmente como presidente y director ejecutivo.

“La decisión de reestructurar el negocio a través de la protección por bancarrota debería proporcionarnos la oportunidad de fortalecer nuestro balance, crear una estructura de costos más eficiente y posicionar la empresa para competir de manera más efectiva. Mientras tanto, nuestras tiendas continúan plenamente operativas”, añadió.

En Canadá, la empresa InterTAN Canadá Ltd., subsidiaria de Circuit City y propietaria de los 772 comercios de productos electrónicos The Source, fue arrastrada por la medida tomada por la casa matriz y también entró en convocatoria de acreedores. Los 772 comercios canadienses The Source –conocidos antes como Radio Shack– seguirán abiertos mientras la firma está bajo la protección judicial.

Los analistas anticipan que la situación de varias cadenas comerciales se agravará en los próximos meses en Estados Unidos y Canadá, por la baja en la demanda de productos no esenciales.

Alrededor de un tercio de las ventas anuales de productos no comestibles son realizadas entre noviembre y diciembre, con motivo de las fiestas navideñas, y se anticipa que en este año serán inferiores a las de 2007.

Comentá la nota