Cayó el número de trabajadores con mejoras salariales

Los acuerdos del primer semestre de este año alcanzaron a 3,89 millones de empleados
En el primer semestre de este año, los convenios y acuerdos laborales -que en su gran mayoría implican mejoras en los salarios- alcanzaron a 3.896.400 trabajadores del sector privado, una cifra inferior en un 24% a la de igual período de 2008. Y más de un tercio de los acuerdos previó pagos de suma fija en lugar de aumentos incorporados a los salarios. La reducción del número de negociaciones y la inclusión de esos montos, por lo general exentos de aportes y contribuciones a la seguridad social, son signos del clima de incertidumbre que sobrevoló la relación entre las entidades empresariales y los sindicatos.

Otra señal de las expectativas inciertas está en el menor plazo de los acuerdos: en muchos casos la vigencia es menor que los seis meses.

Los datos surgen de los informes del Ministerio de Trabajo sobre los acuerdos que fueron homologados en cada período. Ayer, la cartera difundió la información correspondiente al segundo trimestre de este año, que indica que en esos meses se firmaron 293 convenios y acuerdos colectivos, un 4% menos que en 2008. Esa variación interanual negativa se da después de cuatro años consecutivos de expansión.

De todas formas, la cantidad de trabajadores alcanzados por las negociaciones en el período -2.869.500- es levemente superior a la del año previo. Esto indica que la mayor caída en términos interanuales se dio a principios de año, aunque el repunte que hubo en los meses siguientes no llegó a igualar al menos el número de personas que el año pasado había obtenido una recomposición en sus ingresos.

Entre las negociaciones con montos fijos no incorporados a los salarios -representaron el 36% del total, con una "tendencia creciente", según destaca el informe- figuran los de empleados de comercio, obreros de la construcción, choferes de micros y trabajadores de las industrias textil y del calzado.

Sin aportes

En muchos casos se establece un período en el que esas sumas son no remunerativas, y transcurridos esos meses deben incorporarse a los salarios. Por lo general, los sindicatos logran que sobre esos montos siempre se hagan los aportes y contribuciones para la obra social. Sin embargo, no se prevén pagos para el sistema jubilatorio, que resulta perjudicado. La medida afecta, en particular, a quienes están por jubilarse, ya que esa parte del ingreso no se tendrá en cuenta para el cálculo del haber.

Una de cada tres negociaciones previó, además, bonificaciones extraordinarias y por única vez, que tampoco financian al sistema de la seguridad social.

Entre las cláusulas no salariales, una de las más frecuentes fue la vinculada a fijar un período de "paz social" para evitar o dar una tregua a un conflicto (16% de los casos). En el 17% de los acuerdos se estableció alguna contribución del empleador al sindicato: un caso fue el del gremio de encargados de edificio, donde se elevó una alícuota ya existente. En una de cada diez negociaciones se modificaron pautas de la jornada laboral.

$2098

Salario básico promedio

* Es el ingreso básico fijado en acuerdos por empresa para la categoría más representativa de trabajadores

Comentá la nota