Cayó el líder de una banda de "clonadores" de celulares

En tres allanamientos realizados en Caballito y Balvanera, se secuestraron 85 teléfonos y 23 equipos de radio Nextel, para desbaratar un grupo dedicado al robo y adulteración de esos aparatos
Un total de 85 teléfonos celulares clonados, 23 equipos de radio nextel y una bolsa con una gran cantidad de chips fueron secuestrados durante dos allanamientos realizados por la Policía Federal en los barrios porteños Caballito y Balvanera en el marco de una investigación contra el robo y adulteración de telefonía móvil.

En el procedimiento fue detenido un hombre que resultó ser el cabecilla de la organización de los clonadores, indicaron fuentes policiales a Infobae.com.

Los operativos fueron realizados por detectives de la División Delitos en Tecnologías y Análisis Criminal de la Superintendencia de Investigaciones Federales en la Avenida Rivadavia 5456, en tres locales en la Avenida Corrientes 2451 y en Aranguren 1600, donde fue apresado un ciudadano argentino de 52 años acusados de infringir la ley 25.891, conocida como Ley Blumberg, en relación a la clonación de teléfonos celulares.

A raíz de esta creciente modalidad delictiva es que los detectives realizaron una intensa investigación sobre locales y diversos avisos clasificados publicados en la web, con el ofrecimiento de varios servicios para usuarios de telefonía celular, consistentes en un importante abanico de prestaciones en flagrante violación a la legislación penal vigente, tal el caso de la oferta del "desbloqueo" de equipos celulares.

Es decir, a través de un software especializado, se publicitaba y ofertaba la clonación de los teléfonos celulares, procedimiento éste que se realizaba alterando los códigos electrónicos de los mismos.

Así fue como el personal policial estableció que la actividad ilícita se materializaba a través de la adquisición, por parte de un grupo de individuos, de una gran cantidad de equipos de comunicación celular sobre los cuales pesaba algún tipo de impedimento técnico o legal.

Tras la adquisición de las unidades, y luego de realizarles un trabajo de "limpieza" (maquillaje que cubre huellas particulares en la parte externa de la unidad) los autores de la maniobra, procedían –merced a la utilización de programas informáticos especiales- al borrado de todas las numeraciones de origen.

Posteriormente, les implantaban un nuevo sistema, habilitando de este modo condiciones de seguridad óptimas y el acceso a un normal funcionamiento de los teléfonos celulares, dado que los mismos habían sido transformados en una unidad totalmente distinta o en una réplica ("clon" o "mellizo") de otro aparato celular.

Analizados los registros de conexión de la cuenta de correo electrónico utilizada por los autores para contactarse con los "potenciales clientes", se determinó que los delincuentes operaban desde la zona del barrio de Monserrat de esta Capital Federal.

Tras varios días de pacientes investigaciones, se logró individualizar a los involucrados, quienes operaban desde dos locales comerciales ubicados en la Avenida Rivadavia 5456, en la Avenida Corrientes 2451 ambos de Capital Federal.

Los comercios se hallaban instalados laboratorios técnicos clandestinos, en los que se realizaban las tareas de "recepción y desarme primario de las unidades telefónicas" y desde los cuales se remitían los equipos celulares, a los que se les alteraba el IMEI (número electrónico de la carcasa) mediante la implementación de un sistema computarizado y un soft especialmente diseñado al efecto.

En consecuencia, la alteración del referido IMEI, permitía evadir los controles tecnológicos de las centrales telefónicas que detectan las unidades afectadas a denuncias por robo, hurto, pérdida o cualquier otro delito.

Asimismo, debe destacarse que en dichos laboratorios técnicos, también se procedía al cambio de la "Tarjeta SIM", acción ésta que permitía que la unidad celular se transformara en otra totalmente distinta a la de origen.

En los allanamientos, dispuestos por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 4 a cargo del Dr. Ariel LIJO, por ante la Secretaría Nro. 7, de la Dra. Cecilia Amil MARTIN, se logró la detención del cabecilla involucrado y el secuestro de la totalidad de los teléfonos celulares clonados.

Comentá la nota