Cayó una licitación municipal

En la capital no se adjudicará la concesión de las líneas 10 y 12.
Después de tantos vaivenes, que incluyeron acusaciones cruzadas entre los dos oferentes en pugna y conjeturas sobre favoritismo, se cayó la licitación por la concesión de las líneas urbanas 10 y 12.

La comisión de preadjudicación, integrada por el secretario de Gobierno, Walter Berarducci, el fiscal municipal, Hernán José Colombres y el concejal José Fermín Miranda (PJ), firmó ayer un dictamen que aconseja declarar nulo todo el proceso.

Ahora el intendente, Domingo Amaya, tendrá que firmar el decreto respectivo. Las firmas que competían en este llamado fueron “Cerro Pozo” (Alcides Courtade) y “El Rayo Bus” (Miguel Mitre). Cada uno por su lado había conformado una Unión Transitoria de Empresas (UTE) para ingresar en la carrera por una concesión que tenía un plazo de 10 años.

Intereses cruzados

Cerro Pozo estaba conformada por empresarios tucumanos, mientras que El Rayo Bus tenía vínculos con un grupo empresarial santafesino vinculado al diputado nacional, Agustín Rossi. Los intereses de cada grupo habían sido ventilados en una pelea que amenazaba con llegar a tribunales.

La demora en la definición (hoy se cumplen cuatro meses desde la apertura de sobres de ofertas), habían minado el terreno. El miércoles, el concejal Miranda había reclamado una resolución para disipar sospechas. “Esto no da para más. Las demoras dan pie a que en medio de la pelea de los empresarios se genere un manto de dudas”, había señalado a LA GACETA.

En efecto, Miranda fue el último en poner su firma en el dictamen de la comisión. Antes, el jueves a la tarde, Berarducci y Colombres ya habían estampado sus rúbricas en el documento, que ahora pasará a a manos del intendente.

Comentá la nota