Cayó un funcionario de la EPE por supuesto cohecho

El subjefe del área dedicada a combatir el fraude con el servicio eléctrico de la Oficina Comercial Oroño de la Empresa Provincial de la Energía fue detenido ayer en su despacho por personal de la Tropa de Operaciones Especiales. Lo acusan de tentativa de cohecho por haberle solicitado a un empresario 3.000 pesos para reconectar un medidor a una fábrica de artículos plásticos.

El funcionario de carrera, de 57 años (su nombre se mantiene en reserva) y cerca de la jubilación, había pautado un encuentro sobre el mediodía en la sede de bulevar Oroño 1260.

Lo que ignoraba es que el empresario portaba una cámara de video y un micrófono imperceptibles. Y que, apostados en el exterior, una decena de uniformados comenzaba a monitorear la reunión y la entrega controlada de la plata.

La investigación empezó días atrás en el Juzgado de Instrucción Nº3, a cargo de Luis María Caterina, donde el empresario denunció el pedido de coima.

En su momento, y según deslizaron a La Capital fuentes ligadas a la pesquisa, la EPE retiró el medidor de la fábrica por una deuda.

Pero el dueño regularizó su situación y solicitó la reposición del equipo. Fue entonces cuando el funcionario habría exigido el bonus.

Sorprendido. La reunión fue breve y, una vez que el sobre quedó en manos del subjefe, el empresario se retiró de la oficina. De inmediato, los efectivos irrumpieron en el lugar y retiraron el dinero y su envoltorio intactos de uno de los cajones del escritorio.

Detenido e incomunicado, el funcionario (que hoy será indagado por el juez) fue trasladado hasta la alcaidía de Jefatura de la Unidad Regional II de Policía.

A diferencia del reciente caso protagonizado por el inspector del Ministerio de Trabajo provincial (ver aparte), cuyo procesamiento fue ratificado, la operación ilícita se consumó en el ámbito donde el acusado desempeñaba sus actividades.

Comentá la nota