Cayó fuerte la adhesión al paro docente en las escuelas porteñas

Lo constató Clarín en una recorrida por establecimientos de diversos barrios.

Por: Florencia Cunzolo

En el primer día del paro de 48 horas que termina hoy convocado por tres gremios docentes de la Ciudad -UTE, Ademys y Compromiso Docente- Clarín comprobó en una recorrida que la adhesión bajó en relación a las huelgas anteriores. El panorama fue dispar: hubo escuelas vacías, pero, sobre todo, algunas con la mitad o poco más de los docentes dando clases.

Según el Gobierno, paró el 29% de los docentes de inicial, el 32% en primaria, y el 23% de secundaria. UTE-CTERA también reveló su propia evaluación. Aseguró que se sumó "más del 80%" y "responsabilizó" al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, por los días de clase perdidos. Hasta ayer, desde que comenzó el conflicto en julio, ya se perdieron 10 días de clase. Los sindicatos en conflicto no descartan más medidas el viernes deciden cómo sigue el plan de acción.

A este paro llegaron tres de los 17 gremios docentes que no aceptaron el acuerdo salarial ofrecido el viernes por el ministro de Educación, Mariano Narodowski. El Gobierno porteño pagará $ 110 (no remunerativos ni bonificables) a los docentes con un cargo y $ 220 a quienes tienen dos cargos, desde noviembre y hasta febrero inclusive. Los $ 110 se incorporarán al salario a partir del 1° de febrero. De esta forma, el sueldo de bolsillo de un maestro pasará de los actuales $ 1.290 a $ 1.400. Aunque pedían un 20%, 14 sindicatos aceptaron la propuesta y se bajaron del paro.

Como parte de la jornada de protesta, los gremios ayer realizaron una "caravana educativa" por la Avenida de Mayo hacia la sede del Gobierno porteño. Marcharon unas 1.000 personas, entre representantes sindicales, docentes, estudiantes y padres.

Ayer, en el zona sur de la Ciudad, la adhesión al paro fue muy diversa. En la Técnica N° 15 Maipú, en Martín García al 800, donde "se plegó sólo el 55% de los maestros", contó a Clarín Silvio Campolongo, jefe de preceptores. "Los que menos vinieron fueron los chicos: faltó casi el 80%. Hasta ahora la adhesión había sido casi total", comentó. Una alumna de 4° año, Jennifer, de 17 años, contó: "Es la primera vez que hay clase en un día de paro. Vinieron las dos docentes pero de 25 alumnos, sólo estamos tres". En otra escuela de la zona, donde la adhesión había sido total, también cambió el panorama: "El 80% de los docentes vino. También hubo una asistencia casi total de los chicos", confiaron en la Escuela de Comercio N° 1.

En la escuela Juan María Gutiérrez, en Rocha al 1.200, reconocieron que el acatamiento fue "notablemente menor". Muy diferente fue la situación en La Boca. En la escuela Pedro de Mendoza, no hubo clases. "No vino ningún docente. Sólo chicos a buscar la vianda". Contaron que los maestros también reclaman por los derechos de los chicos porque "restringieron la leche y la comida", denunció un auxiliar docente. El Gobierno porteño lo desmintió.

Hubo muchas escuelas porteñas más que ayer dieron cuenta de la "parcialidad" del paro. En el Bernasconi donde funcionan diez escuelas, en la mañana, los dos jardines no tuvieron clases. "La Escuela 2 funcionó casi con total normalidad, en la 1 no vino ningún docente, en la 3 sólo asistió la conducción, y a 4 vino menos de la mitad de los maestros", contó Aiza Uequín, coordinadora general. En los paros de las últimas dos semanas, el paro allí había sido total.

En Barrio Norte, casi no faltó ningún docente a la Técnica N° 12, en Libertador al 200; en Almagro, en la escuela "Provincia de Catamarca", hubo un 50% de asistencia docente, y en la Escuela 2, Gurruchaga 700, asistió el 80%. En Caballito, la escuela Primera Junta tenía sus puertas abiertas, pero sus aulas vacías. En la entrada, cartulinas con mensajes de protesta evidenciaban el conflicto que paralizaba la actividad. El panorama era similar en la Escuela N° 4, salvo que las puertas estaban cerradas. "El paro es total", dijo una auxiliar. En Flores, Floresta y Liniers, la escena se repetía en la mayoría de las escuelas. Carteles en las puertas y voces aisladas de los pocos chicos que asistieron a clases. En las escuelas República Francesa, Pedro Cerviño, Francisca Jacques y Reconquista coincidieron en diálogo con Clarín en que la adhesión fue del 50%. El caso de Juan Pedro (45) refleja esta proporción. A las 12, tocaba el timbre para retirar a Mauro, su hijo de 7 años, del establecimiento N° 8. "Su maestra es de otro gremio y no adhirió", explicó. Sin embargo, la docente de su hija que va a jardín apoyó la medida Su hija quedó en casa.

Comentá la nota