Cayó 25% la confianza de consumidores

La confianza del consumidor se desbarrancó 25,2 por ciento en enero respecto del mismo mes del 2008, y la incertidumbre se convirtió en un factor clave para los argentinos a la hora de postergar compras o contratar servicios.
Así surge del indicador elaborado por la Universidad Di Tella sobre la base de una encuesta de consumidores, mientras que si la comparación se realiza con enero del 2007 la caída asciende al 32,4 por ciento.

Del estudio surge que la actitud para consumir sigue siendo baja respecto del año anterior, aunque se registró una suba en la comparación mensual después de que en el último trimestre de 2008 arrojó bajas.

El Gobierno reconoció una caída en la confianza la semana pasada, cuando la propia presidenta Cristina Kirchner pidió a los trabajadores, desde la Quinta Residencial de Olivos, que consuman para reactivar la economía y no perder el trabajo.

De la encuesta que realiza la Universidad junto a la consultora Poliarquía, sobre 1.215 casos en grandes centros urbanos de todo el país, surge que después de tres meses consecutivos en baja, el índice repuntó en enero un 11,2% respecto de diciembre último.

En octubre, cuando comenzaron a llegar al país los efectos de la crisis mundial que tras pocas horas se convirtieron en una fuerte ola de incertidumbre, la caída llegó al 9,7 por ciento, mientras que en noviembre alcanzó el 2,5%, y en diciembre, al 5,3%.

Así, el nivel de confianza, señalado por los economistas como uno de los pilares más importantes del consumo, sigue siendo bajo.

"Este índice aumentó en forma despareja entre regiones. En Gran Buenos Aires y el Interior el incremento fue del 12,1% y 15,4% respectivamente, mientras que en Capital se mantuvo prácticamente constante (+0,5%)", explica el informe.

Por su parte, el director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad, Guido Sandleris, explicó que, además, "se observa un incremento en todos los subíndices".

Según dijo, el de expectativas macroeconómicas aumentó 10,4%, mientras que los subíndices relacionados con la situación personal y los bienes durables e inmuebles aumentaron 13,3% y 8,4%, respectivamente.

Sandleris señaló que luego de tres meses de tendencia negativa, se recupera la predisposición para la compra de electrodomésticos, automóviles y casas.

Aunque, destacó que "éste subíndice todavía se sitúa un 44,5% por debajo que en enero del año pasado".

Comentá la nota