Cayó a casi la mitad el número de jueces designados en 2009

La presidenta Cristina Kichner designó en 2009 a 46 jueces, casi la mitad que en 2008, cuando nombró a 94.
Así se desprende de un informe del Consejo de la Magistratura de la Nación que difundió la agencia DyN y que también da cuenta de que el Gobierno todavía tiene para designar a otros jueces que integran nueve ternas de candidatos, sobre lo que no se pronunció.

Las designaciones más trascendentes correspondieron al fuero Contencioso Administrativo Federal, que se encarga de tramitar las demandas contra los órganos del Estado y que el año pasado frenó el aumento de tarifas y ordenó al Instituto Nacional De Estadísticas y Censos (INDEC) dar información sobre cómo calcula el Indice de Precios al Consumidor (IPC). Los jueces nombrados son Eduardo Moran, José Luis López Castiñeira, Luis Márquez y Clara Do Pico en salas de la Cámara Contencioso Administrativo Federal, y Pablo Cayssials y Esteban Furnari como jueces de primera instancia.También Oscar Amirante y Adrián Grimberg, a dos jueces en el Tribunal Oral Federal 1, que tienen a su cargo juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

En marzo pasado, la Presidenta reclamó a la Justicia que avance en el juzgamiento de los crímenes de la dictadura y los jueces de la Corte Suprema Carmen Argibay y Carlos Fayt le respondieron que entre los problemas que afrontan los tribunales, uno es la falta de magistrados.

De los 46 jueces que Cristina nombró en 2009, 20 fueron designados en la Justicia Civil, el fuero que suspendió en noviembre el casamiento gay, y rechazó todas las presentaciones para habilitar los matrimonios entre homosexuales. En ese fuero, la presidenta designó a 14 jueces de primera instancia y a 6 en la Cámara. El resto de los nombramientos fueron jueces federales del interior del país que tienen competencia sobre causas de narcotráfico, corrupción y derechos humanos, y de otros fueros de la Capital Federal como el Comercial, la Seguridad Social y el Penal Económico.

Por otra parte, de las nueve ternas de jueces que el Gobierno todavía debe resolver hay dos para el Tribunal Oral en lo Penal Económico 3 y una para la Sala V de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal.

El proceso de nombramiento de jueces incluye la participación de los tres poderes del Estado y concluye con la designación que hace por decreto la Presidenta del magistrado elegido. Ante una vacante judicial, el Consejo inicia un concurso público en el que conforma una terna de candidatos que eleva al gobierno nacional donde se elige a uno de ellos, cuya postulación es remitida al Senado. La cámara alta aprueba al candidato que finalmente es nombrado por decreto por el Poder Ejecutivo.

Comentá la nota