Cayó un bastión talibán en Pakistán

El ejército paquistaní capturó el principal bastión talibán unos 100 kilómetros al norte de Islamabad, tras fuertes combates en los que han muerto 80 militantes. El portavoz militar, Athar Abbas, en rueda de prensa televisada para todo el país, afirmó que las fuerzas de seguridad tomaron el control sobre Sultanwas tras intensos enfrentamientos que se registraron antenoche, en los que sólo murió un soldado.
Sultanwas es un área septentrional de la zona en la que los talibán habían construido una red de búnkeres y almacenes de armamento y resistían al ejército desde hacía semanas. También es la zona por la que los talibán entraron a principios de abril en Buner para después avanzar por toda la demarcación, situada a sólo 100 kilómetros de Islamabad, haciendo sonar las alarmas de la comunidad internacional.

El gobierno de Islamabad ordenó la ofensiva hace un mes, presionado por Estados Unidos, para acabar con los militantes en el noroeste del país, que según Washington amenazaban la existencia del país musulmán y suponían la mayor amenaza terrorista para Occidente. Los intensos combates en la zona del valle de Swat y los distritos vecinos de Buner y Dir ocasionaron el desplazamiento hasta ahora de más de 1,5 millón de personas. Aunque las fuerzas de seguridad instaron a los lugareños de Swat a evacuar la zona para facilitar la operación, el portavoz Abbas dijo ayer que entre el 10 y el 15 por ciento de la población aún se encuentra atrapada en el valle.

Pakistán se está movilizando, con ayuda financiera estadounidense, para asistir a esa marea de millones de refugiados obligados a abandonar sus hogares a consecuencia de la ofensiva contra las milicias talibán en el noroeste del país.

A medida que el conflicto continúa sin perspectiva de finalizar, crece la preocupación sobre cómo ocuparse de los desplazados, en un movimiento que las organizaciones humanitarias han identificado como el mayor desplazamiento de población desde la separación de Pakistán de India en 1947. Para hacer frente a esta situación, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, anunció el martes una ayuda de urgencia de 100 millones de dólares. Parte de los fondos se destinará también a la compra de trigo paquistaní para reactivar la economía local. Clinton aplaudió lo que describió como un "cambio nacional de actitud" respecto de los talibán en el país y elogió la ofensiva militar contra los extremistas.

Comentá la nota