Cayó 30% el aporte de inversores externos al campo

Por las pérdidas del último ciclo, rondará los 630 millones de dólares en esta campaña
Luego de la sequía de la última campaña, que representó fuertes pérdidas para los productores y pool de siembra, la inversión en el agro de personas que no están ligadas directamente al negocio, agrupados como inversores individuales y que pueden ser abogados, médicos, contadores, empresarios, registra para el ciclo 2009/2010 una baja promedio del 30 por ciento, estiman fuentes del sector.

Según la consultora Openagro, en el ciclo pasado la inversión de actores individuales de afuera del sector se ubicó en torno a los 950 millones de dólares.

En una campaña con altos precios de los insumos y donde muchos alquileres se pactaron también a valores elevados, esa cifra fue récord.

Ahora, se estima que el gasto en la campaña de este tipo de inversores rondará los US$ 630 millones, según Openagro.

Habitualmente, la gente que no está vinculada directamente con el sector invirtió vía pool de siembra y fideicomisos privados que captan dinero externo para sembrar.

Se calcula que entre el 8 y el 10% de la inversión de la campaña proviene de inversores extra agro. Quienes también invierten en estos pools son fondos del exterior que gastan más que los inversores individuales.

Para Guillermo Villagra, de Openagro, la caída en la inversión de pequeños y medianos inversores individuales no se debe a que el negocio agrícola sea malo. "El tipo de gente que invierte en estos fondos son ahorristas de clase media que ya no tienen la capacidad de ahorro que tenían antes", comentó.

Otro punto es que en la última campaña, en medio de las fuertes pérdidas por la sequía, los ahorristas también perdieron. Por ello, otra cosa que se observa es que bajó el monto por inversor. "Si antes estaban dispuestos a invertir un promedio de 50.000 dólares por cabeza, esta campaña el monto se redujo a 30.000", explicó Villagra.

Si bien cayó el monto promedio invertido, la inversión final también es más baja porque este año se requiere menos plata para sembrar porque bajaron los costos. "El año pasado, sembrar una hectárea de soja costaba cerca de 240 dólares, sin contar el alquiler, y hoy cuesta cerca de 160, según el paquete tecnológico", señaló.

De todos modos, para Villagra el repunte del precio de los granos, las mejores perspectivas climáticas versus la última campaña y una baja en los costos del agro han vuelto otra vez atractivo el negocio. Y eso ha sido justamente tenido en cuenta por muchos inversores.

"Han cambiado varias cosas del negocio, sobre todo el costo de los alquileres y de los insumos. Eso permite planificar rentabilidades atractivas", precisó Villagra. "Además, los pronósticos de lluvias, sobre todo en la pampa húmeda, han sido más alentadores que el año pasado y eso anima a los inversores", añadió.

Luis González Victorica, de Cazenave & Asociados, expresó una visión que tiene puntos de contacto con la anterior. "La tendencia a principios de año era de menos interés, pero con las perspectivas de precios y costos fue mejor", señaló el presidente de la firma.

Leandro Musri, de Emprendimientos y Servicios Agrícolas SA, agregó otro dato. "Muchos de los inversores que quedaron es porque están seguros de que es un negocio rentable a largo plazo", comentó.

Razones de la caída

En números, Musri cree que los inversores externos pusieron en el sector un 60% menos de dinero que en el ciclo pasado.

De ese número, para Musri un 30% es por menores costos de financiamiento para producir y otro 30 por ciento, por el temor de quienes ya perdieron el año pasado. Según Musri, después de las pérdidas del ciclo anterior, hay más inversores que prefieren que les aseguren un monto fijo antes que ir al riesgo.

El año pasado, hubo inversores que perdieron del 30 al 50% de la inversión.

Para este año, distintas fuentes calculan que la tasa de rentabilidad puede ubicarse del 15 al 20% en dólares. No parecen números que signifiquen una recuperación completa frente a las pérdidas del año pasado, que fueron mayores a esa cifra.

"Este año [por el ciclo 2009/2010] el inversor que pone plata puede estar en un 15 por ciento, pero hay que esperar, pues el clima sigue siendo un factor de riesgo", indicó Victorica. Para Villagra, también se puede apuntar a ganar un 20 por ciento.

Comentá la nota