Cayeron dos procesos en la capital

La Municipalidad de la capital no está exenta de las suspicacias. En menos de tres meses, el intendente, Domingo Amaya, debió anular dos licitaciones públicas.
En la primera convocatoria trunca se puso en juego el mantenimiento del alumbrado público. El proceso se inició con denuncias cruzadas sobre supuestas irregularidades y presuntos favoritismos que llegaron a Tribunales. Incluso, la Cámara en lo Contencioso Administrativo frenó la adjudicación del servicio hasta tanto se examinara el expediente. Finalmente, Amaya declaró nulo todo el trámite.

Idéntica decisión tomó el viernes; en este caso, en lo referido a la concesión del servicio de dos líneas de ómnibus urbanas (10 y 12). La licitación, abierta hace cuatro meses, estuvo envuelta en la polémica, a partir de una feroz interna empresarial. Las firmas que compitieron en este llamado fueron “Cerro Pozo”, conformada por empresarios tucumanos, y “El Rayo Bus”, vinculada a un grupo santafesino presuntamente cercano al diputado nacional Agustín Rossi.

Además, la Municipalidad también se apartó del régimen de contrataciones y de la Ley de Obras Públicas para alistar la ciudad de cara a la Cumbre del Mercosur.

Comentá la nota