Cayeron hasta 40% las ventas en el mercado inmobiliario marplatense

Así surge de las estadísticas de los colegios de Martilleros y Escribanos. Especialistas atribuyen el parate a un "año adverso" para el sector, que comenzó con el paro del campo, se agravó con la crisis financiera internacional y el alza del dólar.
El mercado inmobiliario marplatense sufrió una caída de hasta el 40% en las operaciones de compra-venta registradas durante marzo con respecto al mismo período del año anterior.

Así lo confirmó a LA CAPITAL el titular del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos, Miguel Angel Donsini, quien atribuyó este parate a una seguidilla de situaciones adversas para la sector que comenzó en 2008 con el conflicto agropecuario, se agravó hacia fines de año con la crisis financiera internacional y ahora tiene su golpe de gracia de la mano del clima pre-electoral y el alza constante del dólar.

Lo paradójico de la situación es que los precios oficiales de las propiedades no bajan. En diálogo con LA CAPITAL, Donsini admitió que "los propietarios quieren mantener los precios dólares" pero relativizó la situación al afirmar que "si se busca, se consiguen buenos precios".

Según los datos que maneja el Colegio de Martilleros, las operaciones de compra-venta concretadas en marzo de este año fueron entre un 30 y un 40% inferiores a las del mismo mes del año anterior. "Dependiendo de la inmobiliaria y su forma de trabajo, hay casos de más del 50%" advirtió Donsini.

Según el dirigente, las causales de este parate son múltiples. "La situación comenzó a resentirse el año pasado, con el conflicto del campo, luego se agravó con la crisis financiera internacional y ahora sufre las consecuencias del clima pre-electoral" dijo, para luego recordar que "históricamente en los meses previos a una elección las operaciones disminuyen drásticamente".

Donsini consideró que todas estas situaciones, de por sí negativas, se ven agravadas actualmente por el alza constante del dólar. "Ya pasó de 3 pesos a 3,72 pero la gente cree que puede seguir subiendo, así que prefiere esperar" afirmó.

Aun en este contexto, el titular del Colegio de Martilleros consideró que "es un excelente momento para comprar", afirmación que justificó recordando que "por una cuestión lógica del mercado, a nadie le conviene comprar cuando todo el mundo lo hace sino, justamente, cuando no hay demanda".

¿Por qué los precios no bajan?

Ante una situación como la descripta por Donsini, la pregunta era obligada. El dirigente debió admitir a LA CAPITAL que "en general los precios no están bajando" aunque advirtió que "es un mercado de oferta y demanda y si se busca, se consiguen buenos precios".

A continuación, el dirigente envió sendos mensajes tanto a los operadores inmobiliarios como a los propietarios. En el primer caso explicó que "desde el Colegio venimos diciendo que es hora de cambiar el sistema de venta. Hasta hace tres o cuatro años estuvimos despachando. Ahora hay que trabajar más: llevar proyectos, bucear, buscar alternativas. Creo que está en la habilidad del agente inmobiliario lograr que las operaciones se concreten".

En cuanto a los propietarios, hizo un virtual llamado a aceptar valores en baja al recordarles que "como el dólar subió, estarían recibiendo la misma plata en pesos que pedían antes". También recalcó que "el valor de la construcción no subió sino se mantuvo y hasta podría bajar, por lo que muchas veces los precios excesivamente altos no se justifican".

El riesgo, según admitió Donsini, es que directamente retiren sus inmuebles de la venta. "Es que se están dando dos situaciones -dijo-. La gente que tiene cierto dinero quiere invertirlo en ladrillos, porque sigue siendo la mejor manera de preservar el dinero en un momento en que las cajas de seguridad corren el riesgo de ser abiertas por la AFIP y los bancos internacionales no tienen liquidez".

"Pero esa misma situación se vuelve en contra porque el que vende se enfrenta con el problema de qué hacer con el dinero -continuó-. Por eso muchos ofrecen sus propiedades en alquiler".

Aún así, Donsini reiteró que "es un excelente momento para comprar" y recordó que "Mar del Plata es una ciudad con mucho movimiento migratorio -viene mucha gente pero también hay muchos que se van-, mucha gente se separa y debe vender sus propiedades -ver aparte- y aunque en menor medida que hace algunos meses sigue construyéndose, así que siempre hay oportunidades".

Comentá la nota