Cayeron en la ciudad las reservas turísticas.

En algunos hoteles y complejo de bungalow, comenzaron a cancelarse reservas para este fin de semana por la inestabilidad en la ruta 14. Por ahora los índices de pedidos de alojamiento para Semana Santa se mantienen.
Si bien el feriado por el Día de la Memoria cayó este año un día martes, Gualeguaychú de todos modos se vio beneficiado por el alto número de reservas que habían logrado los complejos turísticos de mejor calidad de servicios.

Las reservas, comenzaron a hacerse efectiva una semana antes, cuando los productores ni siquiera habían salido a la ruta. El panorama cambió sustancialmente, las reservas comenzaron a caerse y la gente llama para preguntar qué hacen en Semana Santa sin el conflicto continúa. “Hay algún camino alternativo que podamos tomar para llegar a Gualeguaychú”, le preguntan los turistas a algunos prestadores.

Tras una extraordinaria temporada estival, los prestadores locales, esperan una Semana Santa con cien por cien de ocupación almenos en los complejos turísticos de mayor categoría en la ciudad. Para Gualeguaychú significa el ingreso de divisas frescas, considerando que el turismo de Semana Santa, históricamente fue de buen poder adquisitivo, dinamizando el sector gastronómico, el turismo aventura, termas y actividades náuticas.

A los presetadores locales y al Sindicato de Gastronómico, los desvela el solo hecho de pensar en otra trágica Semana Santa para el sector, como lo fue en 2008, donde el conflicto agropecuario llegó a su pico y la ciudad perdió millones de pesos.

Por ahora la gran masa de reservas ya efectuadas para Semana Santa no se han caído, porque la gente tiene la esperanza de que el conflicto se resuelva.

No obstante las instituciones intermedias del sector turístico local y el mismo Sindicato de Gastronómicos de la Costa del Uruguay, la Cámara de Prestadores Turísticos de la provincia, no descartan la posibilidad de sentarse a negociar con la Mesa de Enlace agropecuaria de la provincia de Entre Ríos si el conflicto se prolonga.

Ya hubo fructíferas negociaciones al inicio de la temporada estival, con el campo y el sector turístico local para que se garantizara la accesibilidad del turismo durante el verano. Surgió el rumor que a cambio la Comisión del Carnaval, les autorizaba a los productores a desfilar con sus tractores y cosechadoras en el Corsódromo en la apertura del Carnaval del País, pero luego los referentes locales de las entidades ruralistas, descartaron esa posibilidad.

No obstante, Alfredo De Angeli, sabe que si el conflicto se prolonga hasta Semana Santa, el daño para la industria turística de la Costa del Uruguay va a ser irreparable, “lo que se pierde en materia turística nuca más se recupera”, añade un prestador local.

Un posible corte en Semana Santa, le restaría más popularidad al ya cuestionado corte de la ruta 14.

Para muchos prestadores locales que han invertido en mejorar su infraestructura y su capital humano, el tema del corte va más allá de una negociación. El eje principal de su postura es el de plantear la utilización de una ruta nacional para expresar sus descontentos, que termina afectando a toda la industria turística de la Costa del Uruguay. Sin embargo, para los prestadores es inevitable reconocer al campo como una de las principales actividades de generación de riqueza en la provincia y la destrucción de este sector, tarde o temprano los terminará arrastrando a ellos al abismo.

Comentá la nota