Van Cauwlaert descartó en lo inmediato una suba de sueldos

El ministro de Educación aseguró que la Provincia no tiene recursos para mejorar salarios.

El ministro de Educación Leopoldo Van Cauwlaert dijo ayer que "no hay ninguna posibilidad" de que la Provincia suba, en lo inmediato, el sueldo a los docentes. Gremios del sector, en tanto, se mantienen firmes en la postura de no comenzar las clases si no se otorga un incremento.

"...No veo chances, por lo menos en el primer semestre, de que haya aumentos porque no se observa ningún signo de recuperación de la economía", señaló Van Cauwlaert sobre el reclamo de los maestros.

Consultado sobre la posibilidad de que los docentes hagan paro a menos que consigan una mejora, el ministro respondió: "No tengo plan B. No existe el milagro de la aparición de dinero. Tampoco debe haber endeudamiento para pagar salarios".

El funcionario se refirió al tema tras la toma de juramento a la nueva ministra de Justicia, María Inés Diez, en el Centro Cívico Grand Bourg.

Los gremios docentes ratificaron que no comenzarán las clases si antes no hay un incremento.

Referentes de los gremios reafirmaron su voluntad de no tomar los exámenes de febrero ni comenzar las clases sin una oferta salarial.

"Si no hay intenciones de dialogar, definitivamente no comenzaremos el ciclo lectivo", dijo a El Tribuno el titular de ATE docente, Alejandro Wardi.

El representante sindical también declaró que "el Gobierno tenía el compromiso de evaluar una recomposición desde junio del año pasado".

"El ministro de Educación no nos llamó para comunicar que es imposible un aumento. Las negociaciones se deben hacer de a dos", agregó Wardi.

Eloy Vidal Alcalá, secretario general del gremio que agrupa a profesores de escuelas técnicas, también ratificó la intención de convocar a la huelga.

"Sin la voluntad de hacer una actualización en febrero o marzo, no vamos a tomar evaluaciones. Tampoco se darán clases", manifestó Alcalá.

El secretario General de ADP (Agremiación Docente Provincial) Virgilio Choque dijo que "hay que esperar a hablar con las autoridades pero si realmente la suba no es una alternativa, el inicio del año no será normal".

Fuentes sindicales indicaron que la semana que viene se iniciarán los trámites legales para comunicar al Ministerio de Trabajo las medidas de fuerza que se iniciarían en febrero.

Convocarán a una reunión

Pese a descartar la posibilidad de un incremento, el Ministerio de Educación informó que está prevista una reunión con los sindicatos esta semana.

En el encuentro se analizarán cuestiones relativas a los sueldos de enero y al pago de montos que se abonan con fondos nacionales.

ATE, ADP, AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica) y SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Particulares) formaron un frente que decidirá en conjunto las posturas a adoptar en futuras conversaciones.

El bloque ya se reunió con Van Cauwlaert y el ministro de Finanzas Carlos Parodi el 23 de diciembre para plantear cuestiones laborales.

"El mes pasado los funcionarios nos hicieron la promesa de revisar la recaudación antes de dar una respuesta final sobre los haberes", dijo Alejandro Wardi. Los docentes esperan que se retome el diálogo en estos días.

Pedirían el 25 por ciento

Eloy Vidal Alcalá, secretario general de AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica) estimó que los docentes deberían "recibir un aumento cercano al 25 por ciento".

Alcalá aseguró que el incremento que demandaría el sector "se basa en estudios sobre los costos reales" de los alimentos, los servicios y la indumentaria.

Luego de varias reuniones y tras semanas de negociaciones, los maestros recibieron una suba del 12 por ciento el año pasado y el ingreso para un educador que recién inicia su carrera quedó en 1.490 pesos.

Sobre el pedido salarial de los docentes, el ministro de Educación Leopoldo Van Cauwlaert dijo ayer que "si bien se detuvo la caída de la recaudación coparticipable, el equilibrio financiero es muy precario".

"Para nosotros es muy importante que haya balance fiscal porque así se defiende el valor del sueldo. Atrasar los haberes 15 o 30 días es como una rebaja. Creemos que lo primero es resguardar los haberes y, sólo si hay posibilidades, dar incrementos", declaró el funcionario.

Tras afirmar que la Provincia no está en condiciones de conceder un aumento, Van Cauwlaert expresó ayer en el Centro Cívico Grand Bourg que confía en "encontrar la tolerancia y la comprensión de los docentes a través del diálogo".

El frente integrado por los gremios más representativos se reunirá esta semana para terminar de definir las medidas a tomar pero ya se adelantó que se haría paro desde febrero si no hay aumentos.

Comentá la nota