Van Cauwlaert avaló a la Junta por dos designaciones en las técnicas

El ministro de Educación, Leopoldo Van Cauwlaert, avaló el accionar de la Junta Calificadora de Méritos y Disciplina ante las dos designaciones que se dispusieron en dos establecimientos técnicos, situación que había producido críticas y cortes de calles por parte de los integrantes de la Asociación de Magisterios de Enseñanza Técnica (AMET).
Al igual que lo explicado por la presidenta de la Junta, Estela Ortega, la secretaria de Gestión Educativa, Adriana López Figueroa, explicó el miércoles ante los integrantes de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados que las designaciones se produjeron luego que desde que se dispusiera el cierre del CERET, pasando a la gente que trabajaba allí a disponibilidad.

Ya en 2006, la ex ministra de Educación, María Ester Altube, obligó a la Junta a reasignar a estas personas en un cargo equivalente al que ocupaban en el CERET, y ante ellos se empezó a reubicar a estos trabajadores.

Las últimas dos fueron realizadas por la actual Junta, dado que la "disponibilidad" de estas personas cumplía su término el primero de diciembre. Esto demuestra que en realidad las reubicaciones venían desde antes, y a pesar de ello, los integrantes de AMET nunca salieron a cuestionar.

"Se cumplió con la ley de procedimientos administrativos", dijo López Figueroa. "Están buscando excusa para entrar en conflicto", sostuvo por su parte Van Cauwlaert al referirse a la protesta de la AMET frente a las escuelas técnicas.

Igual, el presidente de la Comisión, Mariano San Millán, insistía en defender el reclamo de los docentes técnicos sosteniendo que "no hay idoneidad" en los designados.

Para Van Cauwlaert en realidad, los argumentos de la AMET al momento de criticar el accionar de la Junta "son externos al expediente".

En realidad, y como ya lo indicó Nuevo Diario en una nota anterior en la que este tema fue referido, no hay que olvidar que el secretario general de la AMET, Vidal Alcalá, sostiene desde hace dos años diferencias con la Asamblea Provincial Docente. Esto lo llevó incluso a realizar discursos duros contra los autoconvocados, los cuales también fueron respondidos con crudeza desde la Asamblea.

Luego de apelar a los sellos de las entidades gremiales (que constituyen el Frente Intergremial), y criticar la `ilegalidad` de los autoconvocados, Alcalá junto a los otros gremialistas esperaban las elecciones de la Junta. Fue allí en donde la legitimidad de la Asamblea quedó intacta, luego de que su presidenta y otros cinco miembros que salieron de la entidad autoconvocada, ocuparon todos los lugares de la Junta sin dejar espacio alguno a los gremios.

Comentá la nota