Cautela en el empresariado por el aumento en el salario

Existe hermetismo por las resoluciones de las organizaciones nacionales que representan a las firmas del Interior del país. Gran parte de ellos piden flexibilización impositiva y redistribución de la coparticipación. Los empleados comunales son escépticos.
El empresariado correntino se mostró cauteloso tras la reunión que se desarrolló ayer en la Asociación Empresaria Argentina, en la que representantes de organizaciones empresarias de todas las provincias evaluaron el impacto del pago de los 1.500 pesos de salario mínimo a los empleados, después que el Consejo del Salario determinó ese monto como el básico para todos los asalariados del país.

Existía hermetismo respecto a la resolución final del organismo, pero anunciaron que en la mañana de hoy se emitirá un comunicado oficial en el que se dará a conocer cuáles son los planteos que se realizará a las autoridades nacionales respecto a las dificultades que acarreará al sector comercial el obligado incremento de haberes.

En representación de la Federación Económica de Corrientes (FEC) asistió a la reunión Antonio Cheme, secretario de Relaciones Institucionales de la organización empresaria correntina, quien indicó a EL LIBERTADOR que se expresó desacuerdo con algunas propuestas del Gobierno nacional, al tiempo que se expuso la necesidad de flexibilizar la cuestión tributaria en las provincias de esta Región como medida para evitar el quiebre de los emprendimientos privados.

El Secretario de la FEC asistió a la reunión de Buenos Aires debido a la renuncia que el presidente de esa entidad, Gustavo Tabacchi, presentó para asumir como convencional estatuyente en la ciudad de Goya.

Este dirigente antes de abandonar su cargo afirmó que la cuestión salarial en el ámbito nacional es "una discusión política", al tiempo que consideró que la solución a la crisis sería el envío de mayores recursos de coparticipación desde la Nación a las provincias. Asegura que de esa manera se podría aliviar las erogaciones de a los empresarios en lo que respecta a los aportes patronales.

"Entendemos que el salario mínimo, vital y móvil es una cuestión más política", sostuvo en referencia a los montos que se manejan en el debate.

Para el dirigente empresarial "quedará en $1.450 como monto final, pero para nosotros es una cuestión más de fondo donde las provincias deben recibir mayores recursos y de esa manera equilibrar más las economías regionales", estimó.

El alejamiento definitivo de Tabacchi al cargo de Presidente de la FEC se concretará el lunes cuando asuma su reemplazante, José Ojeda.

El flamante dirigente del empresariado también se refirió a la cuestión debatida entre los privados y el Gobierno, y aseguró que "los empresarios tenemos que trabajar con los funcionarios" para mejorar las condiciones laborales y salariales de los trabajadores; en ese sentido, dijo que existen asimetrías entre los haberes que se perciben en otras provincias y regiones del país.

"El concepto que tenemos respecto al salario es que los empresarios y la fuerza que se desempeña en materia de trabajo, debemos tratar de que los empleados tengan un trabajo digno y mejor en el país", dijo.

En esa línea consideró que deben achicarse las políticas distributivas entre la Nación y las provincias, como así también entre regiones en el país; "lo que se distribuye en la zona se debe consumir en la zona, no podemos pretender una Mesopotamia rica y el salario bajo".

Ojeda estimó que en el caso de Corrientes "tenemos que mejorar la infraestructura y el mejor rendimiento de las empresas", para lo cual pidió "equidad" en obras para provincias del norte y nordeste del país.

Comentá la nota