Cautela y dudas por la reducción de retenciones para el vino y el mosto

Cautela y dudas por la reducción de retenciones para el vino y el mosto
La industria espera definiciones tras reunirse con la ministra Giorgi. La eliminación es otra de las opciones.
El día después de que el Gobierno nacional sorprendiera con su plan de recortar retenciones para las economías regionales, que en el caso del vino y el mosto implicaría pasar del 5% al 2,5%, o en el mejor de los casos llegar a 0, las primeras reacciones del sector vitivinícola mendocino fueron medidas.

Sin embargo, la expectativa crecerá ante la segunda alternativa, algo que nuevamente se discutirá hoy cuando la ministra de Producción, Débora Giorgi, reciba a los representantes de las entidades y Coviar, acompañados por el gobernador Celso Jaque.

Eduardo Sancho, titular de Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas) y vicepresidente de Coninagro, una de las entidades presentes el martes en la Casa Rosada, se mostró prudente. "Se venía hablando en reuniones informales. Se dieron los primeros números, pero hay que avanzar en varios temas. Aún no hay certezas", señaló.

Ayer, en el Ministerio de Producción mendocino poco se sabía sobre el tema. Los Andes intentó contactar al ministro Guillermo Migliozzi, pero se supo que el subsecretario de Agricultura, Pablo Gómez Riera, estará en Buenos Aires la semana próxima, "para interiorizarse" de los alcances de la propuesta. Y, en caso de efectivizarse, precisar instrucciones sobre la condición: que el beneficio llegue a los productores primarios.

¿Qué garantías hay de que el anuncio no quede sólo en eso? ¿Cómo se controlará que se cumpla con el requisito? Si bien la oferta de Giorgi y su par de Interior, Florencio Randazzo, fue bien recibida en el seno empresarial, para ambos interrogantes, sobre todo el segundo, se esperan respuestas de la reunión de hoy con los mendocinos, y del martes 3, cuando la funcionaria vuelva a verse las caras con Hugo Biolcatti (SRA), Eduardo Buzzi (FAA) y compañía.

De acuerdo a los cálculos sobre la facturación de las exportaciones en 2008, para los elaboradores de mosto significará ahorrar la mitad o el total de los U$S 7,2 millones FOB que dejaron al fisco.

"Aunque es la segunda oportunidad que se oficializa, en realidad desde diciembre, cuando fue anunciado y finalmente quedó en nada, es la tercera vez. Debería ser la vencida. Esperemos que salga", comentó escéptico Segio Colombo, gerente de la Cámara de Productores y Exportadores de Mosto.

Del lado de las bodegas, la percepción es similar, más allá de que la proyección implica recuperar unos U$S 23 millones (si se elimina) o un 50% de ese monto. Ahora, la industria va por más y busca que la medida alcance al vino fraccionado, lo cual en su momento parecía innegociable. Al menos lo plantearán hoy en Buenos Aires, además de reforzar su pedido de acelerar los plazos de reintegro a las exportaciones y devolución del IVA.

"Siempre lo pedimos, sobre todo ante el elevado aumento en el costo de insumos como cartón, vidrio, corchos y cápsulas. El vino sólo representa 30% del costo total de producción para una caja de doce unidades. A diferencia de los commodities, que se regulan por su precio, si las bodegas no son competitivas tendrán que ajustarse internamente", analizó Juan Carlos Pina, de Bodegas de Argentina.

Mucho más intransigente fue Mario Leiva, de la Sociedad Rural de Valle de Uco. "Esto lo habían anunciado antes y hasta acá no bajaron nada y encima había 14 millones para compensar el 4,05% que le habían sacado al ajo que todavía no llegaron. Lo que es más grave es que no hacemos nada sacando el 50% a las economías regionales; hay que sacárselo a todas. Si paso de perder 10 pesos a 5 igual pierdo. No sólo la mercadería no vale sino que la pregunta es ¿a quién se la vendemos?"

Respecto a la metodología más viable a implementar para que los fondos tonifiquen los precios, Pina fue cauto. "Habrá que analizarlo. En variedades de alta gama hay una gran dispersión de valores de una zona a otra", subrayó.

Comentá la nota