Cautela de los caciques por el endeudamiento.

Muchos se muestran de acuerdo con que no se frene la obra pública pero creen que el Estado debe administrar mejor.
La posibilidad de que el Gobierno provincial evalúe la posibilidad de generar un mayor endeudamiento para afrontar el desajuste financiero, si bien no genera rechazo, es visto por intendentes de los diferentes partidos con cautela y aún con críticas respecto del manejo de las finanzas provinciales.

Si bien hay coincidencias en que el objetivo de acceder a créditos sea mantener el ritmo de la obra pública, no faltan los cuestionamientos hacia el manejo de los recursos. Se señala la existencia de un desfasaje entre ingresos y gastos que estarían gravitando en la adopción de medidas como la que ahora evalúa el Gobierno.

El intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo (cobismo) destacó que "antes que nada" el Gobierno debería estar pensando en cómo reducir gastos, "especialmente en el rubro de personal".

Su reflexión deriva en que no coincide "con esa dicotomía entre frenar obra pública o endeudarse. Hay una tercera opción, por lo menos, que hace a una ingeniería de gastos: estudiar en qué se está gastando el dinero y, si se está haciendo correctamente, tener así la certeza sobre si hay que endeudarse o no", dijo.

"Frente a una situación de crisis hay dos caminos: recorte de gastos o endeudamiento", fue el criterio expuesto por el intendente de San Rafael, Omar Félix (PJ), quien señaló que "hay áreas en las que posiblemente se pueda reducir el gasto sin afectar el funcionamiento del Estado".

Destacó que no es malo endeudarse "en la medida en que esto no signifique un condicionante a futuro de la situación provincial y si se apunta a actividades que dinamicen la economía. En este marco debe contemplarse la situación de los municipios, ya que la crisis no sólo afecta al orden provincial sino a todos los niveles del Estado".

Con un criterio parecido al de Félix, el cobista Mario Abed, intendente de Junín, sostuvo que "si la Provincia obtiene fondos para obras, en la que estamos involucrados los departamentos, y a la vez reduce gastos corrientes, no vemos mal el endeudamiento".

No avanzó en mayores reflexiones en la medida respecto de cuál sería: "No sabemos a ciencia cierta la forma y el instrumento a utilizar".

El demócrata Jorge Difonso, intendente de San Carlos, expresó que "el tema no se agota en aceptar un posible endeudamiento". Dijo que en principio está de acuerdo con el acceso a un crédito provincial. Pero, a renglón seguido, advierte que "nos preocupa que las erogaciones hayan superado holgadamente los ingresos de la Provincia".

Advirtió además, que "ésta es una inciativa que no la podrá llevar adelante el Ejecutivo solo. Es necesario el respaldo de las otras fuerzas con representación parlamentaria y de los municipios. Por otra parte, debería evitarse obtener un crédito usando como garantía las regalías petrolíferas o de coparticipación".

Difonso no se detiene ahí en su análisis: "Éste es un buen momento para sincerarnos y hacer una reforma administrativa general en el Estado para equilibrar gastos e ingresos", sostuvo.

El intendente justicialista de Guaymallén, Alejandro Abraham, por su parte, sostuvo que la obtención de un crédito "es una idea que en principio apoyamos, si bien es cierto que aún no tenemos acceso a los detalles del proyecto. Pero si se continúan las obras y no cae el nivel del empleo, sin duda que esto va a beneficiar a los departamentos y a la Provincia en conjunto", puntualizó.

Explicó su posición señalando que "en momentos de crisis, de retracción del consumo y caída de la economía, no veo descabellado que se esté pensando en un endeudamiento para evitar males mayores y se haga un esfuerzo para mantener las obras públicas. En el caso de Guaymallén hay varias obras provinciales en marcha y si se busca evitar su paralización, habrá un beneficio tanto provincial como departamental".

Comentá la nota