Causó alivio en el sector comercial la decisión oficial de no cambiar la hora

El presidente de la Cámara Empresaria se refirió a los impactos que hubiese generado el adelantamiento del huso horario en el sector. Aníbal Amut, de Uthgra, manifestó que "desde nuestro lado lo vemos un poco ridículo".

El viernes el Gobierno nacional confirmó, después de varias dudas, que "por el momento" no se modificará el huso horario oficial bajo el argumento de que el país registra buenas condiciones energéticas, a diferencia del año pasado. Esta decisión se enmarca en el fuerte rechazo a la medida por parte de varias provincias, por las enormes pérdidas económicas que deparaba.

Sin embargo, previamente a la confirmación oficial, la modificación horaria provocó el pronunciamiento (la mayoría en contra) de varios sectores, principalmente el turístico y más precisamente, el gastronómico.

Desde esos sectores pronunciaron su disconformidad con la decisión de adelantar una hora los relojes, puesto que atentaría contra la actividad y que el ahorro energético no sería sustancial.

Con el propósito de reducir el consumo de energía eléctrica, la disposición presidencial no se definió hasta último momento, cuando el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, anunció que momentáneamente no se firmará ninguna resolución que modifique el huso horario en este verano.

Análisis del

sector comercial

Ante la medida, El Eco de Tandil consultó a los referentes del sector empresarial y gastronómico para conocer la incidencia que hubiese tenido la disposición presidencial y cuáles serían sus consecuencias.

"Habiendo tenido una experiencia previa, creemos que es muy nocivo para todo lo que tiene que ver con el sector gastronómico y turístico", analizó el presidente de la Cámara Empresaria de Tandil, Gabriel Fuente.

Sucede que el dirigente de la entidad camarista consideró que el adelanto del huso horario hubiese representado una influencia negativa para el sector comercial de la ciudad, en el sentido de que los restaurantes se verán afectados en cuanto a la rotación de los comensales: "De dos rotaciones normales, a veces tres, pasan a tener una sola". Es decir que la persona que normalmente va a cenar a las 21.30, "si se estira el horario, va a ir a las 22.30 y la primera tanda se pierde", con lo cual las empresas gastronómicas se limitarán a una sola rotación por noche.

De todas formas, en lo que respecta al ahorro energético para el consumo privado, Fuente opinó que, "más allá del alumbrado público y de alguna cuestión puntual, no lo afecta tanto como se cree. Es más, es más fuerte el impacto negativo que genera sobre la economía que lo que se está ahorrando en energía".

En cuanto a si el ahorro energético sería sustancial respecto de la pérdida económica en los comercios, el presidente camarista señaló: "Lo que se puede ahorrar en energía, se pierde en ingresos. Y en lo único que se puede ahorrar en algún punto, es un pequeño porcentaje en lo que es alumbrado público, y técnicamente no está bien demostrado todavía".

"No beneficia a nadie,

menos a la gastronomía"

En sintonía con los representantes de la conducción nacional de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina –Uthgra-, los dirigentes de la seccional Tandil habían manifestado su disconformidad con el corrimiento de la hora, que hubiese afectado principalmente al sector, atentando contra la rotación de comensales.

En diálogo con este Diario, José Rodríguez, secretario general de la delegación local del sindicato y Aníbal Amut, secretario adjunto, analizaron los puntos de la disposición que "no beneficia a nadie, menos a la gastronomía porque a nosotros nos perjudica".

Amut resaltó que "a nivel nacional no se está de acuerdo, tal como lo han representado nuestros representantes Luis Barrionuevo y José Bordes porque es perjudicial para la gastronomía".

"Me parece que el que no está en el tema piensa que es una tontería, una hora más una hora menos. Y es poco lo que se puede ahorrar de energía, desde nuestro lado lo vemos un poco ridículo", opinó el secretario adjunto.

El cambio de horario "perjudica a todos porque van a ser las 9 de la noche y va a estar el sol. Entonces perjudica a los negocios. Es total. Y ya lo comprobamos el año pasado. El comerciante quedó perjudicado", opinó Ramírez.

Entonces "afecta principalmente en el tema de los turnos. Si cambiamos el horario, a las 9 de la noche está de día. Entonces la gente va a ir a comer a las 10, pero va a ocupar ese turno y se va a terminar. Parece una tontería pero no lo es", concluyó el secretario general.

Comentá la nota