Más de 100 causas atrasadas tenía Funes

Algunas ni se movieron del lugar desde su inicio. El STJ conocía las irregularidades al aceptar su renuncia.
VIEDMA (AV).- Una vez más el Superior Tribunal de Justicia prefirió que un juez se fuera en lugar de hacerle rendir cuentas por su accionar presuntamente irregular. Los magistrados del máximo cuerpo de la Justicia rionegrina -Luis Lutz, Alberto Balladini y Víctor Sodero Nievas- sabían, cuando le aceptaron la renuncia al cuestionado ex juez Penal Pedro Funes, que tenía pendiente responder por qué en el juzgado que estuvo a su cargo existen más de 100 causas atrasadas. Los magistrados del alto cuerpo disponían de toda la información sobre las irregularidades detectadas.

Con ello quedó sin efecto la sanción que ese cuerpo debía aplicar por el desempeño del juez en la causa Flavors -la empresa que proveyó al Estado rionegrino alimentos de origen ignorado y con bajo nivel de nutrientes, que fueron distribuidos a comedores escolares y hogares necesitados-.

Además con la aceptación de su renuncia, el ex juez Funes tampoco deberá responder la inspección que corroboró que en su juzgado existen más de 100 causas atrasadas, muchas de ellas prescriptas. Algunos trascendidos de pasillos indican que son unos 200 los expedientes que hace tiempo tomaron el color amarillento y acumulan el polvo del paso del tiempo sin moverse del lugar.

Consultado sobre el tema el auditor general subrogante, Pablo Estrabou, confirmó la inspección sobre la que sólo señaló que fue ordenada por el STJ y a pedido del juez penal subrogante Juan Bernardi, quien también admitió la solicitud.

Este pedido se habría formulado hace más de dos meses ante la detección de una cantidad inusual de causas con trámites atrasados que incluirían muchas de ellas hechos menores pero importantes para las personas afectadas. Algunas no se habrían movido del estante en el que se las ubicó al llegar al juzgado por lo menos durante dos años y otras no habrían sido trabajadas.

Según se supo las causas demoradas estarían concentradas en una de las secretarías del juzgado a cargo de Funes.

Mucho antes de la aceptación de la renuncia de Funes, el presidente del STJ y del Consejo de la Magistratura, Luis Lutz, recibió otro informe solicitado al camarista penal Eduardo Giménez, quien detalló demoras injustificadas en la causa que investiga la falta de rendición de unos dos millones de pesos de los fondos del Programa de Empleo Rionegrino (PER), una causa que fue denunciada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas hace más de tres años.

Entre las irregularidades se destacó que la situación procesal de los imputados fue resuelta pasados los cinco meses desde la última indagatoria, admitiendo el exjuez situaciones injustificadas como la citación de Jorge Daniel González -ex funcionario de Trabajo y actual de la Defensoría del Pueblo- quien, habiendo sido citado reiteradamente a declarar en indagatoria, fundamentó sus ausencias en imposibilidades injustificadas, según se desprende del informe. No obstante por esta causa Funes superó la instancia del Consejo de la Magistratura en base al informe del sumariante Lanfranchi, quien interpretó que no se habían cometido irregularidades en esa investigación.

Comentá la nota