Por causa de sobornos en el Senado, Remo Costanzo más cerca del juicio oral

Nueve años después de la reforma laboral, la Cámara Federal confirmó hoy el procesamiento del ex presidente Fernando de la Rúa en la causa que investiga los sobornos en el Senado, que derivó en una profunda crisis política. Como consecuencia de esta decisión judicial al ex senador justicialista Remo Costanzo, quien tiene procesamiento firme, se le acortan los plazos para enfrentar el juicio oral.
La decisión fue tomada por la Sala I de la Cámara Federal, confirmaron a lanacion.com fuentes judiciales.

De la Rúa pretendía que los camaristas revocaran el procesamiento que había dictado en su contra el juez federal Daniel Rafecas, pero la Cámara lo ratificó al entender que el gobierno del ex presidente sobornó a senadores peronistas a cambio de que aprobaran la ley de reforma laboral, sancionada el 26 de abril de 2000.

Rafecas había procesado a De la Rúa en febrero del año pasado como autor de cohecho activo agravado.

El escándalo. Las denuncias de sobornos en el Senado se conocieron en marzo de 2000, en los primeros meses del gobierno de De la Rúa, y derivaron en una fuerte crisis institucional. La sospecha echada a correr era que el Poder Ejecutivo había pagado sobornos al bloque de senadores del PJ a cambio de que aprobara la ley de flexibilización laboral, que reclamaba el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fue por diferencias con De la Rúa sobre la respuesta ante las acusaciones que en octubre de 2000 renunció el vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez, en lo que fue el inicio del fin del gobierno de la Alianza.

La maniobra tuvo su prueba más importante con la confesión de Pontaquarto, el 12 de diciembre de 2003.

Debate oral. Con la medida de la Cámara Federal se acortan los plazos para la realización del juicio oral . De hecho, siete imputados con procesamientos firmes ya habían sido elevados a juicio en septiembre de 2007 por Rafecas, pero el Tribunal Oral Federal N° 3, encargado de realizar el juicio oral, dispuso que el debate no podía comenzar hasta que se resolviera si el ex presidente iba a ser parte del juicio. Los jueces Miguel Pons, Gerardo Larrambebere y Oscar Hergott sostuvieron que De la Rúa no podía ser juzgado por separado.

El ex presidente apeló su procesamiento y la decisión quedó en poder de la Sala I de la Cámara Federal.

En el banquillo de los acusados esperan Mario Pontaquarto, el ex secretario parlamentario del Senado, que confesó que estuvo involucrado en la repartija del dinero que facilitó la sanción de la polémica ley y acusó directamente al ex presidente; el ex secretario de inteligencia Fernando de Santibañes; el ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique y los senadores peronistas Alberto Tell, Augusto Alasino, Remo Costanzo y Ricardo Branda. La causa ya perdió a dos de los acusados: el senador peronista Emilio Cantarero fue declarado inimputable por su deteriorado estado de salud; el ex presidente provisional del Senado José Genoud murió en septiembre pasado.

Rafecas concluyó que todos ellos cobraron parte de los 5 millones de pesos que pagó el gobierno de la Alianza, luego de una reunión en el despacho presidencial en la que, según la versión de Pontaquarto, Genoud le transmitió a De la Rúa que los peronistas necesitaban "otras cosas para votar la ley".

El arrepentido. Minutos después de conocido el fallo, el arrepentido Pontaquarto sostuvo hoy que un caso de esta dimensión "no podía quedar impune en la Argentina".

"No me lo esperaba. Yo conté la verdad para que esto no volviera a pasar. Es la primera vez que en la Argentina un presidente es acusado de cohecho. Esto comprueba la participación de De la Rúa y del resto de los procesados", dijo Pontaquarto en diálogo con TN.

El supuesto arrepentido de la causa que marcó el principio del fin para el gobierno de la Alianza manifestó que sin su aparición en el expediente, "la causa estaría archivada".

Comentá la nota