La causa de Sergio "Pelusa"Liendro entra en la etapa de definiciones

A pocas horas de conocerse la sentencia que podría dejar a Sergio Soria en la cárcel por varios años como culpable por la muerte de Sergio "Pelusa" Liendro, las hermanas del detenido quieren mostrar una nueva arista del caso.
Imprimir Enviar Aumentar, reducir tamaño del texto

Lorena y Griselda jóvenes mujeres, que trabajan y con familia que conforman hijos y marido, mantuvieron una larga charla con el Nuevo Diario, hablando de su hermano, su realidad y los duros momentos que atraviesan pensando que muchos chicos podrían estar atravesando lo que Soria pasó.

"Por primera vez quisimos salir a hablar de nuestro hermano, porque vemos que la justicia no se acuerda que Liendro tenía 40 años, y restaba mucho de ser un santo como ahora lo quieren hacer ver, y Sergio recién ahora cumplió 20", dijo Lorena.

Muestran una realidad a la que no deben escapar muchos jóvenes en esta ciudad, donde con una adolescencia, que de por sí sola, es una etapa difícil se ve cargada por la cercanía a la droga y al alcohol.

Soria debió dejar de estudiar por una enfermedad de su padre, y comenzó a trabajar de cuidador de autos en la calle donde conoció a Pelusa, de allí la amistad que los unió y que según cuentan las mujeres sería lo que lo alejó de la familia y lo acercó a un mundo lleno de novedades y riesgos.

Describen a su familia como un hogar de seis hermanos, donde Sergio Soria es el menor, con un padre que trabajó siempre llevando de forma honesta el pan. Hoy quieren sentirse cerca de su hermano entendiendo que el momento por el que está atravesando es muy difícil y que él es responsable de este momento, sin embargo creen que la sociedad debe saber que en muchos casos, algunos travestis, usan a los adolescentes para sus bajas intenciones aprovechando de introducirlos en el mundo de las drogas y el alcohol, y luego soltarles la mano, cuando ya no les son útiles entonces quedan adictos y con vergüenza por las cosas que les hicieron hacer.

"Nosotros no sabemos qué paso aquella noche, lo único que sé que mi hermano ya era un zombie de cómo consumía, mi mamá llego hasta un juez para pedirle que lo interne, pero en ese entonces no había donde, ahora, con el centro que crearon tal vez puedan salvarse, muchos chicos", dijo Griselda.

Insistieron en el tema que los travestis aprovechan de la inocencia de los adolescentes y que la policía debería investigar quienes van a las fiestas que se hacen; porque participan jóvenes de todas las edades, generalmente menores por lo tanto habría corrupción y abuso.

"No queremos justificar ninguna actitud, pero sí que se vea que Liendro era un hombre grande, y que por los barrios por donde él andaba se rodeaba de chicos, entre esos mi hermano", dijeron.

A ratos a punto del llanto decían que hoy quisieran escuchar a su hermano contando que paso esa noche, porque nunca les contó y que él prefiere no hablar del tema; lo único que les dijo es que poco se acuerda, del momento del incidente.

Se sienten amedrentadas porque consideran que los travestis son una organización capaz de un accionar en conjunto preparados para utilizar todo su poder en las mentes de los más jóvenes, y que llegaron a amenazar a la madre del hijito que tiene Sergio Soria, quien en la cárcel donde está detenido, en estos años trató de quitarse la vida en dos oportunidades.

En la semana que comienza se conocerá el fallo.

Comentá la nota