La Causa Ayala tiene fecha.

La Causa Ayala tiene fecha.
El imputado es quien dirigió el operativo de detención, tras el que desaparecieron los cuatro, el policía Diego Ulibarrie, pero a la luz de lo que se vertió en la Causa RI9, con los testimonios de Carlos Achar Carlomagno y Silvia Martínez, los recientemente condenados Julio Barreiro y Juan Carlos De Marchi, deberían ser investigados por el destino final de los detenidos.
Carlos Achar dijo al respecto "el Capitán De Marchi me dijo : hijo de puta ahora te vamos a reventar como le hicimos a los Cachos”. “¿Sabés de quien hablamos?” me preguntó el Subteniente Barreiro, yo respondí que no, entonces Barreiro me dijo; “Del Cacho Ayala y el Cacho Barozzi; al Ayala lo reventamos en la tortura y a Barozzi de un tiro en la cabeza y después lo tiramos en la laguna, esa que está cerca de la “quinta”, para que las palometas terminen con ellos”. Tema que quedará pendiente para el RI9 II seguramente.

Existe mucha expectativa por esta causa por la popularidad de la que gozaba el abogado "Cacho" Ayala, letrado que supo defender a los ladrilleros, dotado de una profunda moral cristiana que lo llevó a asumir el compromiso por los pobres que promovía el Concilio Vaticano II.

Las víctimas

Orlando Diego Romero era casado. Trabajaba de comerciante y estudiaba. Fue secuestrado en la vía pública en Corrientes, frente al Club San Martín, junto a Julio César Barozzi, Vicente Ayala y Jorge Saravia.

Jorge nació en Buenos Aires el 24 de diciembre de 1946. Hizo sus estudios secundarios con los Maristas de San Isidro.

Era Licenciado en Economía de la Universidad Católica Argentina (UCA) y profesor en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Económicas, con estudios de post grado en EE.UU.

En el año 1962 ingresó en el Colegio Militar de El Palomar, por influencia de un tío materno. Siendo cadete sacaba excelentes notas en todas las materias excepto en aptitud militar, lo que no sucedía por falta de destreza física, sino por razones más profundas que quizás él mismo no comprendiera del todo. Al cabo de un año, él se dio cuenta que no le gustaba el Ejército, y el Ejército se dio cuenta que no le gustaba Jorge Saravia Acuña.

Julio César, “Cacho”, cursó toda su escolaridad en el Colegio Don Bosco de Curuzú Cuatiá y tras su egreso de la secundaria con el título de Perito Mercantil en el año 1971, viajó a la ciudad de Corrientes para estudiar la carrera de Medicina en la Universidad Nacional del Nordeste.

Como muchos jóvenes de su generación, vivió comprometido con la lucha por una sociedad más justa y solidaria, y quiso ser médico, impulsado por la idea de que la salud es un derecho humano esencial inherente a todas las personas.

El "Cacho" Ayala fue el mas conocido en Corrientes. Abogado de los humildes, comprometido hasta la médula.

Su madre, María Estela Carrazzoni de Ayala es uno de los miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes. De modos tiernos, dotada de una dulzura tan grande como su obstinación, la sra. de Ayala mereció conocer la sentencia de la "Causa RI9"...pero no llegó, apenas se había iniciado esta megacausa cuando fue presurosa a encontrarse con el Cacho, con su esposo, doña Esther Galarza de Artieda, los Marcón y tantos otros, allí donde se reúne la "compañerada" cuando deja el mundo terrenal, instalándose inmortales en la conciencia de otros compañeros y familiares que habrán de recoger su lucha y continuar el perenne reclamo de justicia y memoria.

Cacho nació en Corrientes el 1° de marzo de l946. Cursó su escuela primaria en el Colegio Salesiano y la terminó en el Colegio de los Capuchinos en Concordia (Entre Ríos). Terminó el secundario en el Colegio "Alejandro Carbó" de esa localidad entrerriana, donde figura con otros 7 desaparecidos en una hermosa placa que les dedicaron.

Decidió seguir la carrera de Derecho, para lo cual regresó a su tierra natal, objetivo que siempre había soñado.(1964). Su espíritu inquieto por lo social encontró estímulo en el Padre Raúl Marturet, a cargo por entonces del Pensionado Católico para estudiantes universitarios del interior. Poco a poco fue alternando su vida entre la prosecución de su carrera y la opción por los oprimidos. Por estos motivos, participó a comienzos de los 70 en una huelga de hambre en favor de los cinco sacerdotes del Tercer Mundo, comprometidos con su pueblo que fueron excomulgados por las autoridades de la Iglesia :Padres Raúl l Marturet, Belisario "Pucho" Tiscornia, Luis Niella, Gabino Casco y Babín.

Dejó a su esposa y un hijo de un año, Diego, además de padres y hermanos. Todos lo buscaron siempre. Cacho Ayala sí era un auténtico cristiano, jamás habría estado en una esquina vivando a torturadores en medio de rezos. Estaba como Jesús, al lado de los pobres.

Comentá la nota