LA CAUSA POR EL ASESINATO DEL MAESTRO CARLOS FUENTEALBA “Nos dieron una cachetada”

Los docentes de Neuquén y la viuda del docente que murió durante una represión policial criticaron al juez que se negó a citar al ex gobernador Jorge Sobisch en el expediente sobre las responsabilidades políticas del hecho.
“Juez Cristian Piana: venimos aquí para decirle que repudiamos lo que hizo, al desvincular de la causa Fuentealba II al ex gobernador (Jorge) Sobisch. Usted no merece ser juez de Neuquén ni de ningún lado. Y se lo decimos muy clarito: nosotros, los docentes neuquinos, no queremos que usted siga al frente de la causa, porque no garantiza ningún elemento que pueda probarnos que se hará justicia con el asesinato de nuestro compañero Carlos”, expresó frente al juzgado donde estaba trabajando el juez cuestionado Marcelo Guagliardo, secretario general del gremio de los maestros ATEN. La protesta fue encabezada por Sandra Rodríguez, la esposa del profesor de Química y Geografía que cayó bajo las balas policiales el 4 de abril del año 2007 y fue acompañada por una importante cantidad de trabajadores docentes, judiciales, estatales, los ceramistas de Zanon y una importante columna estudiantil.

“Este hombre (por el juez Piana) al que vinimos en reiteradas oportunidades a ver y al que le dijimos de la mejor manera que queríamos creer en la Justicia, nos dijo que estaba trabajando y que él estaba comprometido con esta causa, nos ha dado una bofetada de injusticia a cada uno de nosotros en la Navidad. Porque eso es lo que hizo al negarse a imputar al ex gobernador Sobisch, a quien nosotros consideramos el autor intelectual e ideológico de la muerte de Carlos Fuentealba” dijo a Página/12 el dirigente Guagliardo.

Fuentealba fue asesinado en abril de 2007, durante la represión a un corte de ruta de los maestros de Neuquén. Por su muerte, fue condenado a cadena perpetua el policía Darío Poblete. Sus compañeros del gremio docente y su mujer reclamaron impulsaron luego la investigación sobre las responsabilidades políticas del hecho. Por eso, los abogados Gustavo Palmieri y Ricardo Mendaña reclamaron la imputación del ex gobernador neuquino Jorge Sobisch.

“Lo digo tantas veces como sea necesario: no es un problema técnico. Que nadie se confunda, porque es un problema político. La cuestión es si la justicia de Neuquén sostiene principios jurídicos republicanos, democráticos y constitucionales o si acá la justicia está al servicio del poder político”, agregó el secretario general de los maestros neuquinos, quien no dudó en calificar al magistrado Piana como “un representante del Poder Judicial colonizado de la época sobischista y sometido al poder que lo llevó a ser de un fiscal de investigación a juez de instrucción en muy poco tiempo”. “Por eso lo volvemos a decir para que le quede bien claro a todos: los docentes neuquinos no queremos que siga el juez Piana al frente de esta investigación y sabemos que podemos revertir esto que hemos comenzado desde el mismo momento que mataron a nuestro compañero Carlos. Que su palabra no es la última, porque habrá acciones jurídicas y, por sobre todo, políticas que van a hacer que todos y cada uno de nosotros sepamos la verdad de lo que nos pasó en Arroyito”, finalizó Guagliardo.

También Sandra Rodríguez criticó la decisión del juez de desvincular al ex mandatario neuquino del asesinato del maestro. “Piana me mintió en la cara a mí en todo lo que tenía que ver con la causa Fuentealba II –dijo a Página/12 la docente de nivel primario–. Y nos mintió a todos porque él se olvida de lo que fue el juicio a Poblete, que fue un verdadero testimonio de lo que ocurrió el 4 de abril del año pasado. Allí quedó claro que fue un plan de acción totalmente planificado por la policía de Sobisch y de los que estuvieron en Arroyito emitiendo órdenes, ejecutándolas y sumamente ligados a lo que fue su consecuencia: el fusilamiento público de Carlos.”

Comentá la nota