CATENA BUSCARíA QUE LEVANTEN LA MEDIDA Depositaron los aguinaldos pero sigue la toma en LU 33

Recaudos: los trabajadores decidieron dejar algunos empleados de guardia durante la noche y esta madrugada, para evitar que ocurran nuevos incidentes que puedan dañar equipos o elementos en el edificio de la Lisandro de la Torre y en el predio de la planta transmisora.
El empresario César Catena depositó ayer los aguinaldos de los trabajadores de LU 33 y pretendería que los empleados cesen con la toma de la emisora. Los empleados también percibieron los haberes de noviembre, que estaban atrasados, aunque a través de la propia gestión del cobro de la pauta publicitaria de la emisora.

De todos modos, la medida que los empleados decidieron desde el miércoles pasado, con el aval de los cuatro gremios que los nuclean, sigue en pie.

Según trascendió, el empresario mendocino se comunicó ayer con el contador de la radio y le informó que se había depositado el dinero correspondiente a los aguinaldos. En la radio creen que Catena intenta que los trabajadores levanten la toma de la emisora. Sin embargo, la medida sigue firme.

El representante legal de LU 33, el abogado Bernabé Sánchez, renunció a ese cargo. Por lo tanto, los trabajadores y los representantes gremiales no tienen interlocutor válido con el cual dialogar. Además, tampoco el COMFER aclaró la situación legal de la frecuencia.

El organismo nacional no avaló la transferencia del dueño anterior de la licencia, Luis Legnani, hacia la sociedad anónima que ahora aparece como titular. En ella no figura Catena, aunque siempre se presentó en la radio como el propietario y manejó en forma personal desde Buenos Aires la emisora.

Los trabajadores ayer aguardaban algún tipo de información de la Dirección de Relaciones Laborales. Es que en esa repartición, a cargo de Julio San Miguel, se realizaron dos audiencias. La primera, la semana pasada, cuando el representante de la empresa se comprometió a que se abonarían los salarios el lunes pasado. La segunda, el mismo lunes, sirvió para dejar asentado que se incumplió con esa promesa.

Ayer, los trabajadores continuaron con la programación en el aire. Se repuso el miércoles, a partir de la toma, luego de varios días de interrupción por la huelga de los empleados. Durante varios días sólo transmitieron música y publicidades.

El jueves la madrugada el móvil de la radio sufrió un incendio que lo inutilizó. Los empleados sospechan de un boicot, porque habían resuelto sacarlo a la calle nuevamente, luego de estar parado durante dos meses, en el predio de la radio, por una orden expresa de Catena. Los resultados de las pericias policiales que dilucidarán si se trató de un accidente o de un atentado recién estarán la semana próxima.

Mientras tanto, los trabajadores decidieron dejar a algunos de guardia durante la noche y esta madrugada, para evitar que ocurran nuevos incidentes que puedan dañar equipos o elementos en el edificio de la Lisandro de la Torre y en el predio de la planta transmisora.

En la radio hay 25 empleados. En el COMFER, los sindicatos pidieron que se declare la extinción de la licencia. El objetivo es que la empresa sea reestatizada. O que se forme una cooperativa. La medida de fuerza es apoyada por el Sindicato Unico de Trabajadores del Espectáculo (SUTEP), la Asociación Argentina de Trabajadores de las Comunicaciones (AATRAC), el Sindicato Argentino de Locutores (SAL) y el Sindicato de Prensa Zona Sur (SiPren).

Comentá la nota