Dos categorías de jueces habrá en la Justicia

Los magistrados en propiedad gozan de inamovilidad mientras dure su buena conducta. En cambio, los provisorios carecerán de esa estabilidad. Advertencias. El Colegio de Abogados irá a los Tribunales contra la Ley 8.136
Si el gobernador José Alperovich, finalmente, nombra jueces interinos, en Tucumán habrá dos categorías de magistrados. Si bien ambos cumplirán idénticas funciones y percibirán la misma remuneración por idéntico cargo, unos y otros no estarán revestidos de las mismas garantías.

La primera gran distinción es que los magistrados en propiedad gozan de inamovilidad reconocida por la Constitución mientras dure su buena conducta. En cambio, los provisorios carecerán de esa estabilidad. Aún no se sabe cuánto durarán los interinatos (el Poder Ejecutivo pretende cubrir 31 cargos). El artículo 7 de la Ley 8.136 solamente establece: “se desempeñará hasta la asunción del titular por el procedimiento que se determine”.

La segunda es que la gran mayoría de quienes actualmente se desempeñan en la judicatura son el producto de la actuación del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), que funcionó entre 1991 y el 22 de diciembre de 2003. Concebido como una autolimitación del Poder Ejecutivo, a la que se ajustaron los ex gobernadores Ramón Ortega, Antonio Bussi y Julio Miranda, al CAM lo integraban la Corte Suprema de Justicia, la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), y el Colegio de Abogados. Estos, cada vez que se producía una vacante, elevaban una terna de candidatos al PE, y el primer mandatario escogía a uno de los propuestos y solicitaba el correspondiente acuerdo de la Legislatura.

En cambio, los interinos serán seleccionados directamente por Alperovich a partir de la nómina de postulantes que vayan a inscribirse en el registro habilitado por el Ministro de Gobierno y Justicia.

Serias observaciones

Dirigentes del Colegio de Abogados (ver “El Colegio...”) advirtieron que se producirá una dicotomía entre los magistrados de la Constitución y los designados según la Ley 8.136, lo que podría afectar eventualmente la garantía del juez natural, que adquiere particular relevancia en materia penal.

Hace una semana, la constitucionalista Gilda Pedicone de Valls también había alertado que habrá jueces de primera y de segunda categoría. “Para los definitivos hay inamovilidad, garantías de independencia, procesos de selección mediante concursos, jurado de enjuiciamiento en caso de inconducta y, para otros -los interinos-, una modalidad ‘light’ de designación, que sólo exige voluntad de ser juez (sin importar méritos, capacidad, conducta), y ser bendecidos por la aprobación del gobernador (sin que se hayan fijado criterios objetivos para hacerlo) y, finalmente, de los legisladores”, precisó.

A favor

Quienes defienden el mecanismo que la Ley 8.136 prevé para la designación de jueces interinos argumentan:

El Poder Judicial afronta una emergencia y urge cubrir las numerosas vacantes generadas, principalmente, por la cantidad de jueces en trámite de jubilarse.

Si el gobernador puede designar vocales de la Corte sin ningún proceso de selección previo, con mayor razón puede hacerlo para cubrir provisoriamente cargos de magistrados inferiores.

En contra

Quienes se oponen al mecanismo que la Ley 8.136 prevé para la designación de jueces interinos argumentan:

La norma desconoce el procedimiento que fija la segunda parte del artículo 101, inciso 5 de la Carta Magna provincial, que exige la celebración de concursos y que no distingue entre jueces definitivos y provisorios.

Se violan los pactos internacionales, que establecen el derecho a ser oído por un juez competente, imparcial e independiente.

Comentá la nota