Cátedra Moreno de peronismo explícito

Lanzó el Movimiento Patria para Todos. Eligió al campo como blanco: “¿Cómo nos van a ganar la calle esta manga de facinerosos, atorrantes y cagones?”. Aspira a recuperar el peronismo de la Capital y piensa que Macri es un “niño rico”.

Volvió Guillermo Moreno. De la economía no se había ido nunca, pero ahora volvió a la política. El secretario de Comercio Interior reapareció esta semana en el lanzamiento de una mesa de agrupaciones peronistas denominada Movimiento Patria para Todos. El gladiador antiinflacionario fue el invitado estelar en un asado que se realizó en la Unión Obrera Molinera, donde lo recibieron como a un héroe. Fiel al estilo que esculpió, Moreno habló del cataclismo financiero, del “segundo round inexorable” contra el campo y de la necesidad de arrebatarles la Plaza de Mayo a los “cagones” que desafíen al “gobierno nacional y popular”.

Moreno llegó al quincho del sindicato, ubicado en México al 2000, 15 minutos antes de las 10 de la noche del lunes. De traje azul oscuro y corbata celeste, el funcionario recorrió las mesas hasta llegar a su lugar saludando a todos los que se acercaban a felicitarlo. “Buenas noches, compañera”, “Buenas noches, compañero”. “Es un excelente economista, pero sobre todo un gran militante. Lo que más les molesta al establishment y a los medios no son sus intervenciones técnicas brillantes sino su militancia”, afirmó el locutor oficial.

Apenas se adueñó del micrófono, el secretario de Comercio criticó al presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti (“un hombre que calza por día unos 25 mil pesos de ganancia por sus tambos”) y a los tamberos de la Federación Agraria (“Buzzi en mi oficina me dijo que en los productos masivos nos iba a dejar a precio doméstico únicamente el sachet de leche”).

Después, afirmó que debido a la crisis de las hipotecas al Gobierno ya no le preocupa la inflación sino la deflación: “Desde que se cerraron los mercados internacionales, los muchachos del libre mercado están en un problema porque ahora sobra producción, sobra leche y sobra carne. Los que planteaban la cuestión de la oferta y la demanda a escala global y nos decían que los precios se tienen que expresar ahora dicen que el Estado debe intervenir. La diferencia es que no nos compran del mundo. Por eso, hoy, los tamberos en vez de estar haciendo miguelitos y cortando las rutas están diciendo que hay que acompañar al Gobierno”.

Otro textual fue: “Si la oferta aumenta y la demanda de leche total (externa e interna) no nos alcanza, vamos a tener una fuerte deflación que va a pegar en un montón de cooperativas lácteas. Nosotros vamos a intervenir para evitarlo”. “La renta por el alquiler de la tierra expresa la capacidad que tiene el individuo de tener un título de propiedad. Pero eso no se le puede retribuir. Es absurdo. Y ésa es la discusión que se da con el campo. Por eso venía inexorablemente el segundo round”, afirmó.

A partir de allí, Moreno apuntó sus dardos contra el PJ porteño que regentea el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. “En este segundo round, le viene el rol al peronismo de la Capital. Porque está muy bien que D’Elía sea el que recupera la Plaza de Mayo; naturalmente alguien lo tenía que hacer, pero está muy mal para el peronismo de la Capital, que es el primero que tiene que llegar”, se quejó y largó con otro muestrario de su ideario político.

l “¿Cómo puede ser que tengan que venir los compañeros de La Matanza cuando nosotros en media hora estamos en la Plaza de Mayo? ¿Y qué? ¿Alguien nos tenía que tocar el pito? Al peronismo alguien le tenía que decir vayan a Plaza de Mayo. ¿Qué nos pasó? Confundimos las formas con el fondo. Nadie va a venir a descubrir acá la importancia de los medios. Discépolo lo hizo hace 50 años. Pero saben qué pasa: no se puede hacer política sin militantes.

l “El peronismo sabe que depende de la capacidad de dominar la calle. Y nos ganaron la calle. No nos puede volver a pasar. Tenemos la obligación de defender al gobierno nacional y popular. El primero que tiene que hacerlo es el peronismo de la Capital. Si nos tomaban el símbolo de la Plaza de Mayo cuando el gordo D’Elía llegó y, bueno, estábamos en un problema (…) Y después los fuimos a sacar de Olivos porque es lo que tiene que hacer el peronismo. ¿Cómo nos van a ganar la calle esta manga de facinerosos, atorrantes y cagones?”

Con esa frase arrancó los primeros aplausos de los gestores de la nueva corriente kirchnerista que lideran el economista Daniel Carbonetto y su hijo Sergio. “Cuando le fuimos a hacer eso que ahora llaman escrache a Miguens, señor atildado, le agarró un susto que se fue 15 días a Estados Unidos ¿Cómo no nos dimos cuenta?”, protestó.

“Después hablamos de la clase media porque por buscar los votos de la clase media ahora no sabemos dónde están nuestros votos. ¿Y dónde están? Se los llevó Macri. ¿Pero cómo puede ser que se los lleve un niño rico? ¿Desde cuándo un niño rico se lleva los votos del peronismo? Y bueno, algo nos pasó. Reconstruyamos la relación con los compañeros porque, aunque no ganemos, si logramos hacer el 20 o 25 por ciento histórico son 500 mil votos y al peronismo nacional no le sobran. Eso es ahora”. Moreno puro.

El apoyo del compañero Jorge Telerman

El lanzamiento del Movimiento Patria para Todos recibió la adhesión de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y contó con la presencia de dirigentes como María del Camen “Pimpi” Colombo y el diputado oficialista Ariel Pasini. El mensaje más aplaudido fue el del ex jefe de Gobierno porteño Jorge Telerman. El ex embajador de Carlos Menem que se alió con Elisa Carrió en las últimas elecciones porteñas envió una carta en la que apuntó con vehemencia contra el macrismo. “Ni siquiera podemos decir que es la peor derecha sino una manga de ineptos”. En su mensaje, llamó a todos los peronistas “a enfrentar juntos” la próxima instancia electoral. El discurso de Guillermo Moreno dejó la sensación de que en el frente común no está contemplado el papel del titular del peronismo porteño, Alberto Fernández, el histórico enemigo de Telerman.

Comentá la nota