CATARSIS CHACARERA por Jorge Cagliani

Desde hace tiempo a raíz de las vicisitudes que los chacareros están pasando como consecuencia de la crisis pasada y la sequía que ayuda a profundizarla, la dirigencia agropecuaria se encontraba casi superados por las bases. Así lo relataba un alto dirigente a aseverando que el hecho de que pudieran ir a desahogar su bronca había distendido un tanto los ánimos –
Hicieron catarsis y ello los calmó un poco – razonaba al pié del pescante de un tractor estacionado cerca del lugar de reunión.

Los que no la pasaron demasiado bien fueron los referentes del oficialismo que recibieron fuertes críticas de los “gringos” los cuales no ahorraron epítetos a la hora de pasarles facturas “ ahora Kirchner los manda a acercarse al campo porque le conviene” les recordó un paisano bien comido a la comitiva oficial formada por el Secretario de la Produccion ing Alfonso, Concejal Civello y otros dirigentes que impertérritos aguantaron el chubasco en medio de la sequía.

Se encontraban asimismo entre los asistentes concejales del FplV y el edil del bloque J.D.P Sergio Barenghi quién efectuó duros planteos en disidencia con la política del Gobierno Nacional. También estaba en el lugar el flamante presidente del Pejota recién asumido, Mariano Marini. Cuentan testigos presenciales que ante la presión agropecuaria el joven se retiró de la reunión murmurando algunas cosas sobre “pagar los platos rotos de los errores gubernamentales”.

En esta catarsis chacarera no se escaparon a la crítica la oposición al gobierno.

La relación con el gobierno continúa tirante, hay posiciones diferentes en las bases, algunos quieren volver a las rutas, otros si bien apoyan la moción reconocen que no están dadas las condiciones ya que necesitan el apoyo de otros sectores de la sociedad que ahora le temen al desabastecimiento. Aunque el comentario existió, la alta dirigencia de F.A. niega que se haya comentado en alguna reunión que si paraban nuevamente un tractor en medio de la ruta, no podrían bajarlo hasta llevarse puesto el modelo.

Un hombretón de manos curtidas y camisa a cuadros se quejaba en la puerta del club por el ostensible corte de las cadenas de pagos que se viene. Las cosechas son escasas y las ganancias no van a alcanzar para la próxima campaña, los cerealitas retrasan los pagos y no tenemos quien nos fie un litro de gas oil, renegaba.

Los más analíticos sostienen que el gobierno está tensando la cuerda y virando la cuestión para otra partey tratando de generar un conflicto social y hasta ideológico para luego cargar las culpas de todo en el campo

Comentá la nota