Cataratas unida a Miami por ruta aérea

Una nueva ruta aérea comenzaría a operar en julio del 2010 de prosperar el proyecto, unirá el aeropuerto Internacional de Ezeiza con Puerto Iguazú y de aquí partiría rumbo a Miami.
De igual manera uniría los dos puntos en nuestro territorio al regreso de aquella ciudad de Florida, en los Estados Unidos. Según los datos a los que accedió Radio Cataratas, existe la solicitud por parte de la línea de bandera local de esa ruta.

"Durante el encuentro en Australia, del por entonces presidente Carlos Menem había hecho un fervoroso llamado para invertir en la Argentina y en el Mercosur. Entre los comensales estaba Timothy Fischer, viceprimer ministro Australiano y hombre fuerte de la coalición conservadora que gobierna Australia desde 1996. Fischer se mostró entusiasmado por las palabras de Menem que auguró una política de cielos abiertos. Así no sólo pidió que ambos países refuercen su acción común para una mayor frecuencia en los vuelos entre Sydney y Buenos Aires. Este último punto está siendo estudiado y voceros de Aerolíneas Argentinas admitieron que hasta ahora hay más buenas intenciones que perspectivas financieras. Fischer destacó que hará lo imposible hasta lograr que Qantas, la empresa aérea australiana, realice vuelos directos a la Argentina."

Ya el 18 de agosto del año 2 mil, una publicación del diario La Nacion, indicaba que "una de las manifestaciones claras de comprensión de los Estados Unidos respecto de la situación argentina ha sido la disposición con la cual Washington ha aceptado últimamente llegar a una fórmula de consenso en la cuestión llamada de "cielos abiertos", que se mantiene en pie.

En su entrevista, con el entonces presidente Fernando De la Rúa, Madeleine Albright enunció la expresión de "cielos abiertos", pero para retomar la propuesta que el Departamento de Estado hizo a nuestra embajada en Washington". Ese pedido de los Estados Unidos concierne al aumento de frecuencias que se resuelven por el trámite de rondas bilaterales para ampliar la capacidad de las rutas.

Los cielos abiertos desregulan de una vez y para siempre los cupos a la cantidad de vuelos entre países, en vez de regularlos en periódicas reuniones entre gobiernos.

En aquella oportunidad, el gobierno norteamericano solicitó siete frecuencias a partir de abril de 2001 y otras siete desde diciembre de ese año. En junio del año 2001, De la Rúa llevó a Washington la decisión de no dar por sentado el acuerdo inicialado por Menem por no haber sido ratificado por el Congreso. Ofrecía, a cambio, ampliar las frecuencias a cuatro por país a partir de septiembre de ese año y ocho a partir de febrero de 2002.

Esta propuesta no estaría supeditada a la salud de Aerolíneas Argentinas.

El Departamento de Estado habría dicho a la Argentina, pocos días antes de la visita de la señora Albright, que aceptaba "no abordar en esta instancia el texto de un acuerdo de cielos abiertos y dejar su consideración para una ocasión más propicia".

La visita de Albright no ha cambiado el curso de los hechos. Desde la perspectiva argentina, Washington ha demostrado tolerancia con el criterio de Buenos Aires de que:

1) El gobierno del doctor Carlos Menem, contrariamente a lo que ha sostenido el Departamento de Estado, no ha dejado un tratado de cielos abiertos con principio de ejecución, porque esto necesariamente debería ser considerado por el Congreso de la Nación, con todo el debate, la controversia y el tiempo que la cuestión demandaría.

2) Lo mejor es firmar un convenio sobre nuevas frecuencias y reciprocidad, que haría innecesario el tratamiento legislativo.

3) Dejar para más adelante la cuestión del tratado.

La posición expuesta por los Estados Unidos la semana última fue derivada por la cancillería argentina al secretario de Transportes, Jorge Kogan. Aún no hay respuesta de esta área.

Comentá la nota