Catán pidió a los jueces "autocrítica" y actitudes "menos corporativas"

El ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, apeló ayer a numerosos hechos acontecidos en los últimos días en distintas zonas del Chubut para graficar lo que denominó "crispación de la calidad de vida de la gente", ante la continuidad de algunas decisiones judiciales que han provocado, paralelamente, duros planteos públicos del gobernador Mario Das Neves.
El ministro convocó al periodismo para "explicar las razones, con mayores detalles, que han provocado las solicitudes para que el Poder Judicial esté en condiciones también de dar respuestas a los pedidos de la gente", sostuvo, durante un encuentro en la Sala de Situación de la Casa de Gobierno.

Pérez Catán advirtió sobre la necesidad de no alentar "un criterio de impunidad" por la inexistencia de condenas e instó al Poder Judicial "a no sumarse a la generación del mismo, tal vez injusto", admitió, expresando que "la intención es aclarar circunstancias puntuales que generan, al margen de lo individual, una conmoción colectiva", dijo en compañía de los diputados Rubén Fernández, Mariana Ripa y Sebastián Balochi, y del subsecretario de Gobierno y Justicia, Diego Martínez Zapata.

El ministro subrayó la existencia de "una presión social alrededor de lo que uno de los ministros de la Suprema Corte graficó como ‘la historia de la puerta giratoria’" y dijo que "el gobernador ha reclamado sentido común y sensatez y ha sido prudente en pedir que haya más rigurosidad, además de esfuerzo y compromiso, a la hora de analizar y resolver los casos".

"La gente se conmociona con algunas de estas decisiones judiciales y se altera al pensar que se están otorgando liberalidades a personas que tienen antecedentes, que están en el medio del transcurso de una causa penal y que, sin importarle, acometen un nuevo delito", indicó Pérez Catán.

El funcionario negó que haya "injerencias" en las expresiones desde el Poder Ejecutivo, "ni ningún tipo de presión, llamado telefónico o acto que impida la actuación del juez, con absoluta libertad".

DISPOSICION AL DIALOGO

Pérez Catán negó también "alguna gravedad institucional o conflicto de poderes por esta situación" y se mostró dispuesto "a sentarnos y charlar con el Poder Judicial, como se ha hecho tantísimas veces".

"Lo que estamos haciendo es opinar respecto de la calidad de algunas decisiones judiciales que creemos que no son las mejores. Todos somos humanos y tenemos la posibilidad de errar. Lo único que estamos pidiendo es autocrítica o una actitud humilde de asumir que, tal vez, haya una equivocación".

"No es la primera discusión pública que tenemos, pero la acumulación de hechos es lo que ha llevado al gobernador (Das Neves) a medir con esa vara la actitud de distintos funcionarios de todos los fueros", puntualizó, mencionado las demoras registradas en materia civil y familiar.

"Por esta actitud que tiene respecto de la ‘cosa pública’ es que el gobernador ha dicho, tal vez con alguna crudeza, sus reclamos de una mayor contracción al trabajo por parte de los funcionarios del Poder Judicial en términos generales, cualquiera sea el fuero", apuntó.

Reivindicó la decisión del gobernador, en su momento, de crear la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia con una integración que se decidió "simplemente por la idoneidad" y "con una garantía de independencia en su máxima expresión".

Aludió también a las sucesivas respuestas presupuestarias dadas para el funcionamiento de la justicia, desde la Legislatura, y consideró que "estas razones debían ir dando, en el mediano plazo, la posibilidad de que el Poder Judicial, también, establezca, desgrane y transparente una política en su materia".

Comentá la nota