Catamarca: Kirchner, junto a Saadi y Barrionuevo para vencer a Cobos.

Catamarca: Kirchner, junto a Saadi y Barrionuevo para vencer a Cobos.
Un desafío para el gobernador, ex radical "K" y ahora cobista, Brizuela del Moral.
Será el primer test de este año electoral. El 8 de marzo hay elecciones legislativas provinciales en Catamarca con un alto valor simbólico: aunque de modo indirecto, por primera vez se enfrentarán en las urnas Néstor Kirchner y Julio Cobos.

Kirchner ha transmitido a los suyos que quiere ganarle como sea al gobernador Eduardo Brizuela del Moral, un ex radical "K" que ahora aparece en las filas del cobismo.

Para eso, el ex presidente ordenó "juntarle las cabezas" a todos los peronistas catamarqueños, en una incómoda unidad entre los kirchneristas "puros", los saadistas y los seguidores del gastronómico Luis Barrionuevo, que manejan el PJ local. En una reunión con intendentes y legisladores provinciales en Olivos, a fines de enero, Kirchner se comprometió a bajar toda la ayuda económica posible para las intendencias opositoras a Brizuela. Es más: hizo revisar la agenda y puso fecha del 23 y 24 de febrero para que lo esperen en Catamarca a él y a su esposa, la presidenta Cristina Kirchner.

Pero Brizuela no se quedó atrás. Gestionó la visita a Catamarca del vicepresidente Cobos (sería la primera semana de marzo), quien de ese modo se enfrentará por primera vez al kirchnerismo en la arena electoral.

La presencia de Cobos, al igual de las del jefe de la UCR Gerardo Morales y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió (cuya fuerza es la tercera en discordia), nacionalizan definitivamente la elección local en una de las provincias menos pobladas de la Argentina.

Para Kirchner, que se siente "traicionado" por el gobernador, es una empresa difícil: debe enfrentar a un gobierno provincial que es del mismo signo desde 1991, el Frente Cívico liderado por la UCR que se muestra bastante consolidado. El gobernador fue reelecto en marzo de 2007, cuando se asoció al kirchnerismo y constituyó la primera experiencia de la llamada "concertación plural". Según algunos kirchneristas catamarqueños, esa experiencia los hizo desperdiciar el único triunfo electoral que tuvieron cuando, en 2005, derrotaron en legislativas nacionales al gobierno local, y al barrionuevismo y al saadismo que salieron terceros.

Los seguidores de Barrionuevo están al frente de la estructura orgánica del PJ local, y se sumaron al acuerdo con Kirchner aunque hacen malabares para explicar que su jefe castiga al kirchenrismo en la Nación pero acuerda en la provincia. El gastronómico les hizo un guiño y ha declarado que "no se meterá" en la campaña catamarqueña. Saadi, por su parte, se acercó a Kirchner con su voto favorable al Gobierno en la cuestión de las retenciones móviles.

Pero algunos sectores peronistas irán "por afuera" de la estructura (el viernes hubo cierre de listas en la provincia), de modo que pueden restar votos. Hay un desprendimiento que en algún momento fue kirchnerista, otro del PJ más tradicional, y un tercero que llama la atención: la hermana de Barrionuevo, Liliana -ex candidata a gobernadora por el PJ, después de la quema de urnas de 2003- se presenta por el partido "Otro País Autonomista es Posible" con el apoyo de los hermanos Rodríguez Saá.

Es indudable que la presencia activa de Kirchner (y de su operador político, Juan Carlos "Chueco" Mazzón) fue clave para que las líneas internas del peronismo se alíen para la elección. Lo que no está claro es si la figura del ex presidente también aglutina votos como en otras épocas.

Comentá la nota