Catamarca: Boudou se sumó al peregrinaje K

En la recta final de la campaña para las elecciones locales de este domingo, la provincia de Catamarca -que representa sólo el 0,9 por ciento del padrón electoral nacional- se ha convertido en una meca a la que peregrinan decenas de funcionarios nacionales con ayudas de todo tipo para el kirchnerismo local, enfrentado con el gobernador cobista Eduardo Brizuela del Moral.
El caso más reciente: ayer llegó el jefe de la Anses, Amado Boudou, quien anoche encabezó un acto en el que anunció que se está trabajando "fuertemente" en una línea de créditos y un plan de viviendas para los jubilados. Hoy viajará a Andalgalá y a Antofagasta de la Sierra, un pueblo de la puna donde viven 1.000 votantes (de los 204.000 habilitados para votar).

Antes pasaron por acá, entre otros, la ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner, quien estuvo un par de veces para entregar subsidios y ayuda; el administrador de Vialidad Nacional Nelson Periotti, quien inauguró obras en la ruta 40; el secretario de Empleo de la Nación, Enrique Deibe (lanzó el seguro de Capacitación y Empleo); el secretario de Minería Jorge Mayoral; el segundo del ministerio de Infraestructura, José López, quien coordinó todo tipo de obras nacionales para los municipios opositores a Brizuela.

También pasó por esta provincia Cristina Kirchner y el jueves llegará su esposo, Néstor Kirchner.

Semejante desembarco nacional se explica porque Kirchner ha dispuesto darle pelea al gobernador Brizuela, quien en marzo de 2007 fue reelecto gracias a la Concertación Plural (su vicegobernadora es la kirchnerista Lucía Corpacci), pero en plena crisis del campo la sociedad se rompió. El gobernador dejó de ser un radical "K" y se acercó al vicepresidente Julio Cobos.

Brizula, sin embargo, ordenó a su tropa que la elección no se nacionalice, y dejó en suspenso la anunciada visita de Cobos. Asegura que ganará sin ayuda de nadie.

Comentá la nota