"Ni de casualidad vamos a salir últimos".

BOCA: No le teme a este mal arranque y marca diferencias: "Nosotros tenemos mejor equipo, mejor plantel y otra mentalidad. Vamos a pelear este campeonato", dice.
El equipo no arrancó bien. ¿En algún momento se te ocurrió que a Boca le pase lo de River, que de ser campeón pase a ser último?

--¡¡¡¡¿Quéeeee?!!!!

Si algo distingue a Carlos Ischia es la templanza. Es un tipo expresivo, sí, pero no dramático, ni eufórico, simplemente expresivo. Pero la voz se le va un par de tonos arriba de lo habitual, genuinamente sorprendido, y se le entremezcla en la respuesta una risita entre nerviosa e incrédula. Es apenas una fracción de segundo porque la respuesta sale como tiro. Y las palabras, voraces, se acumulan en su apuro por hacerse sonido. "¡Ni de casualidad vamos a ser últimos!", replica, y levanta la apuesta: "No sólo eso, Boca va a pelear este campeonato como tiene que pelear todo lo que juega, no lo puede resignar más allá de que la prioridad vaya a ser la Libertadores. De hecho, tuvimos la suerte de que ningún equipo nos sacara seis puntos en este arranque del torneo. Y además, si en el campeonato pasado estuvimos 11 puntos abajo y ya iba la mitad del torneo... Noooo, acá no va a pasar lo de River.

-¿Por qué?

-Porque nosotros tenemos mejor equipo, mejor plantel y otra mentalidad. No sé qué mentalidad tendrán allá, pero para salir últimos...

-¿Pero no puede darse cierta desmotivación? Por ahí se alcanzó la meta, hoy es otra y...

-Nooo, acá les duele en el alma perder. Y no es simplemente una sensación mía. Vos los veías en el entretiempo del partido con Lanús, o después del partido, diciendo "¡No nos puede pasar esto!", puteando, sufriendo en serio, y te das cuenta de que no están desmotivados. Tienen una fuerza interior tremenda.

-¿Entonces no te preocupa este arranque?

-No da para alarmarse esta situación. Yo acepto que contra Newell's jugamos mal. Pero a Cuenca le llegamos mucho y a Lanús le creamos siete u ocho situaciones claras: los mano a mano de Noir y de Viatri, Gracián tuvo tres claras... Si hubiéramos metidos dos, tres de ésas, estaríamos hablando de otra cosa. A veces se analiza en base a los resultados obtenidos. Pero si ves de nuevo el partido, te vas a dar cuenta de que Lanús prácticamente no nos llegó, apenas si pateó al arco en el segundo tiempo y Boca debió haber no sólo empatado sino ganado el partido. Sí creo que no arrancamos bien, tuvimos 10 ó 15 minutos que nos costaron.

-Pero más allá de ese partido, está claro que no estás conforme. Si no, no habrías cambiado tanto.

-A ver: algunos dicen que jugamos con dos por afuera, pero no es así. Rodrigo y Noir van mucho más por adentro que por afuera.

-Ninguno de los dos es típica referencia de área.

-Yo no sé si Palacio no está a la altura de un Palermo o de un Viatri para cabecear. Lo que pasa es que tanto él como Tito tienen velocidad y un determinado manejo de pelota y se los identifica con esa característica.

-Eso no fue lo único que cambiaste. También pusiste dos laterales porque no tenías volantes externos, contra Cuenca jugó Mouche por Gaitán...

-Y bueno, yo tengo que adaptarme a lo que tengo. Lo que pasa es que también se me lesionaron Alvaro y Chávez, se me fue también Neri, que si bien no había jugado mucho podía cumplir la función...

-Pero habiendo vendido a Dátolo en 8 millones, aunque no lo hayan cobrado cash, ¿un club como Boca no podía traer un reemplazante? Desde afuera se ven algunos desequilibrios como tener un manager de Primer Mundo pero viajar a Venezuela casi casi en un avión lechero...

--Hoy, las finanzas están muy ajustadas. A mí me dijeron que no había dinero para incorporaciones si bien se hicieron intentos por Moreno y Fabianesi y Estudiantes no se lo quiso vender a Boca.

-Igual, con este plantel te tenés fe para el gran objetivo, que es la Copa.

-Por supuesto, la ilusión es la Copa pero vamos a pelear todo.

-¿Aun con Riquelme en este nivel? Parece estar desganado...

-No, no es así. Román es muy especial pero yo lo conozco y va a estar bien cuando lo necesitemos. Con Lanús no jugó porque le molestaba el mismo aductor que se había desgarrado contra Colo Colo el año pasado y por eso lo paré, porque no quiero que se me desgarre. Arrancó bien en Tandil y después tuvo algunas molestias. Pagó no haber hecho las últimas pretemporadas.

-A él le pasa, como a Boca, que rinde más ante mayores exigencias...

-Lo que pasa es que, en primera fase, por ahí está la idea de que son partidos pasables, aunque muchas veces te encontrás con rivales que no tienen tanto nombre e igual te complican. Pero existe una mentalización distinta desde Octavos. A ver: pasa también a nivel local. Con River se juega de una manera, y por ahí enfrentás a Newell's, Lanús, y es otra cosa. Por ahí te complican de entrada y cuando querés reaccionar es tarde.

-¿Cómo se ve desde enfrente todo el fenómeno Fabbiani?

-Yo siempre dije que es un jugador de muy buenas condiciones técnicas. Ahora se tiene que adaptar a un equipo y, por lo que veo, lo está logrando. Pero ésta no es una historia de dos partidos o de tres: hay toda una trayectoria por hacer... Vamos a ver cómo termina esto.

Comentá la nota