Castro enviará a Legislatura medidas destinadas a jerarquizar el trabajo de los agentes en la calle

El ministro de Gobierno y Justicia, Miguel Castro, anticipó ayer que en 2010 se avanzará en la modificación de la ley de retiro para la Policía, en tanto que «vamos a intentar sacar en la última sesión legislativa un paquete de medidas simples destinadas a avanzar en algunos suplementos particulares que la Policía tiene y que es importante redireccionarlos a los policías que trabajan en la calle».
La propuesta, según Castro, «aún la estamos trabajando con el Gobernador y el ministro de Economía, porque tiene un impacto presupuestario», ya que señaló, «estamos tratando de que el policía que está en la calle, el que tiene frío, el que pelea con los delincuentes y pone en riesgo su vida todos los días, tenga un reconocimiento especial desde todo punto de vista».

La idea es premiar, más que a quien cumple tareas administrativas, a «quien está en la calle, se pone el uniforme y va todos los días a poner el pecho a esta adversidad que no es nueva, pero está en un punto álgido», para que de una vez «tenga el reconocimiento y la fortaleza de saber que todos los esfuerzos de la Policía y del Gobierno están destinados a acompañarlo, a apoyarlo, para que tenga los mayores beneficios posibles.

Esto incluirá «varias modificaciones a la ley de personal policial», anunció el ministro, quien sin embargo descartó que haya que modificar los requisitos de ingreso «porque esto ya se ha hecho», y agregó que «estoy convencido de que hay que mejorar la condición del policía para que sea interesante el ingreso; debemos volver a tener esa ilusión de ser oficial de Policía».

Por otra parte, indicó que dará más herramientas a los jefes de las unidades regionales, que «son los jefes operativos más importantes que tiene la Policía de la Provincia, y tienen que tener facultades que hoy no las estaban ejercitando».

Especificó que «hay que dejarle la posibilidad de hacer movimientos internos dentro de su jurisdicción y acceder a resoluciones más prácticas y ágiles, que hagan a las coyunturas de cada una de sus comunidades».

Comentá la nota