Castro descalificó las detenciones de los espías norteamericanos.

El dictador cubano calificó el sábado de "ridícula historieta" el arresto de dos acusados habitantes de los EEUU de espiar para la isla y sugirió que ambas detenciones respondían a la frustración de Washington porque la OEA abrió sus puertas a Cuba.
En un texto publicado en internet el sábado, Castro, de 82 años, no desmintió ni confirmó la versión del Departamento de Justicia de los EEUU que asegura que Walter Kendall Myers, y su esposa espiaron durante 30 años para Cuba.

"¿No les parece a todos bien ridícula la historieta del espionaje cubano?", preguntó Castro en un artículo titulado "Respuesta ridícula a una derrota. Lo curioso es que esa noticia sale a la luz 24 horas después de la derrota sufrida por la diplomacia de los Estados Unidos en la Asamblea General de la OEA", agrega en el texto.

Los 34 países de la Organización de Estados Americanos derogaron el pasado miércoles en la ciudad hondureña de San Pedro Sula una resolución que apartó en 1962 a Cuba del grupo por presión de Estados Unidos. La derogación fue aprobada de forma unánime por los estados miembros del organismo, pese a la resistencia del Gobierno estadounidense que proponía condicionarla a avances en derechos humanos.

Myers, de 72 años, y su esposa Gwendolyn Myers, de 71 años, fueron arrestados el jueves tras ser acusados de usar su acceso a información de seguridad clasificada y entregar datos al Gobierno de la isla. También enfrentan cargos de fraude cometido usando medios electrónicos de comunicación y de actuar como agentes ilegales.

La condena máxima para la pareja sería de 35 años en prisión. Myers trabajó a media jornada para el Departamento de Estado desde 1977 y se unió a tiempo completo en 1985. Según documentos de la corte, con el acceso a información clasificada de seguridad, el ex funcionario del Departamento de Estado tuvo en sus manos más de 200 reportes de inteligencia sobre Cuba.

Los arrestos se producen mientras Estados Unidos y Cuba intentan buscar vías para dialogar y poner fin a años de hostilidades. Según la versión del Departamento de Justicia de los EEUU el matrimonio se reunió con Castro en 1995, algo que el ex presidente cubano tampoco desmintió. "Me he reunido durante ese tiempo con miles de norteamericanos por diversos motivos, individualmente o en grupos, en ocasiones con colectivos de varios cientos de ellos (...) por lo que apenas podría recordar detalles de una reunión con dos personas", escribió el líder cubano.

Cuba no suele comentar el arresto de sus supuestos agentes. El caso, por ejemplo, de Ana Belen Montes, una analista de inteligencia de alto rango del departamento de Defensa norteamericano sancionada a 25 años de prisión en el 2002 por espiar para La Habana, no fue hasta ahora comentado por las autoridades de la isla.

Comentá la nota