Castillo cuestionó a Kirchner y condenó las candidaturas testimoniales.

Oscar Castillo, senador nacional que va por su reelección bajo el paraguas del Frente Cívico y Social (FCS), cuestionó severamente las candidaturas testimoniales impulsadas por el kirchnerismo y que, en Catamarca, tendrían su versión con la presentación de la vicegobernadora, Lucía Corpacci, como candidata al Senado por el Frente Justicialista para la Victoria (FJPV).
Castillo consideró que "más allá de lo que se califique jurídicamente, que una persona se presente como candidato y no vaya a ejercer la función, no es normal, es poco serio" y convalida que "la anormalidad se convierta en lo normal en Argentina".

El legislador, que como cabeza de lista del FCS y secundado por la ex subsecretaria de Educación Blanca Monllau, intentará revalidar su banca, consideró -en declaraciones a Radio Ancasti- que "el 28 de junio la sociedad tiene una oportunidad para poner freno a la desmesura y a la crispación". Y aseguró que, si se revierte la relación de fuerzas en el Congreso Nacional y el oficialismo kirchnerista pierde la mayoría, será posible "volver a la normalidad" y avanzar en la eliminación de los superpoderes y en poner coto a la discrecionalidad con la que, consideró, se administra el Gobierno Nacional.

Kirchner, el blanco

El ex presidente y titular del PJ nacional Néstor Kirchner fue el blanco principal de las críticas de Castillo.

Cuestionó su candidatura en la provincia de Buenos Aires poniendo como domicilio la Residencia de Olivos que ocupó y sigue ocupando de manera provisoria. "Ése no es el domicilio de una persona, sino aquel donde vive su familia, donde tiene sus pertenencias", destacó.

Castillo también aprovechó para recordar los vaivenes que el ex presidente tuvo en su discurso y en las alianzas que fomentó en pocos años: "Los Kirchner han roto el marco de alianzas con el que llegaron al poder", destacó.

"A mí Kirchner me planteó, cuando yo era gobernador, que lo ayudemos a superar el peronismo; decía que él venía del progresismo y de la izquierda; y ahora miren adónde está: basado en los barones del conurbano, apoyado en la derecha más sempiterna que tiene el peronismo, con un apoyo del sindicalismo más ultrista. Realmente han sido un fraude, han roto alianzas con el transversalismo", enumeró Castillo y, a renglón seguido, manifestó su anhelo de que el 28 de junio comience un proceso en el que los Kirchner "dejen de usar el Gobierno con el privilegio con que lo usan".

s Los contrincantes

Castillo cuestionó a los candidatos de otras fuerzas con los que competirá por las tres bancas catamarqueñas en el Senado. Sobre la vicegobernadora, Lucía Corpacci, dijo que su candidatura testimonial "es una muestra más de lo anómalo" y contrastó su actitud con la de la vicejefe de Gobierno porteño, Gabriela Michetti, quien renunció a su cargo en la Ciudad de Buenos Aires, para aceptar la candidatura.

El legislador aprovechó además para ironizar sobre la candidatura de Luis Barrionuevo, cuyo mandato de diputado nacional vence en diciembre, por lo que decidió apostar a su regreso al Senado, pese a que había prometido que no sería candidato.

"Barrionuevo habrá visto que está fácil para salirse con un cargo desde la minoría (...), ha visto que en el peronismo hay tanta anarquía que, probablemente, se quede con la banca de la minoría", vaticinó, en descrédito de las demás fuerzas opositoras.

Comentá la nota