Castigarán a bancos que presten a tasas altas

• Será a través de mayores requisitos de capital del BCRA. • En la mira: $ 15.000 millones inmovilizados
El directorio del Central se apresta a aprobar una normativa en la que premiará a las entidades que bajen las tasas de interés y, por el contrario, habrá castigos para aquellas que presten a niveles muy elevados. El proyecto incluye un aumento en las exigencias de capital cuando el costo del dinero supere un determinado nivel, pero dicha exigencia se reducirá en la medida en que también lo hagan las tasas.

El eje será la tasa Badlar, es decir, las tasas de plazos fijos que pagan los bancos a los grandes ahorristas (más de un millón de pesos). Cuanto más se aleje el costo de las distintas líneas de crédito respecto de lo que pagan los bancos para fondearse, mayor será el castigo para los bancos. La entidad que preside Martín Redrado ya viene aprobando una serie de normas que procuran darle un impulso al crédito, considerando que las entidades tienen más de 15.000 millones de pesos inmovilizados, un gran colchón a través de la constitución de pases pasivos en la propia autoridad monetaria. Pero los banqueros aseguran que no es un problema de falta de oferta de líneas, sino que en realidad lo que escasea es demanda genuina por parte del público y de las empresas. En el primer bimestre, el crédito estuvo directamente estancado, en marzo se notó una leve recuperación de apenas 1% en las líneas comerciales y también un muy tibio repunte en abril.

Costos altos

Por ahora, las tasas de interés sólo bajaron para el financiamiento de capital de trabajo de las pyme, es decir, descuento de cheques y facturas, ubicándose en niveles inferiores al 20% anual en promedio. Pero en el caso de préstamos personales, el costo continúa por encima del 35% al 40% anual, mientras que para el financiamiento para el saldo de la tarjeta ese costo se eleva al 60% anual. Como al mismo tiempo los plazos de otorgamiento de líneas personales cayeron a no más de un año, el monto de las cuotas mensuales a pagar también aumentó de manera sustancial. Las empresas, de todas maneras, se muestran muy cautelosas a la hora de endeudarse porque no tienen proyectos de inversión a la vista. Y el público también se volvió muy cauteloso, sobre todo por el miedo a perder el empleo.

La Badlar se ubica en sólo 13% anual y no tuvo un salto significativo a pesar de que hubo salida de depósitos en pesos en marzo (unos $ 2.100 millones) y también en abril, aunque más acotada. Existen dos motivos que explican por qué no se dio el salto: el gran nivel de liquidez de las entidades (que no precisan reponer depósitos que eventualmente puedan perder) y también las colocaciones realizadas por la ANSES, que efectúa plazos fijos a un año a tasas muy bajas. No sólo lo hace a través del esquema ya conocido de licitaciones, que sumaron 1.920 millones entre diciembre y marzo, sino también efectúa colocaciones directas en algunas entidades.

Otro de los problemas para bajar ahora las tasas del crédito tiene que ver con el aumento incipiente que se nota en los niveles de morosidad.

Comentá la nota