Castigan los excesos de AIG con un impuesto

Los bonus tendrán un gravamen del 90%
WASHINGTON.- Presionada por la ira popular que generaron en Estados Unidos las bonificaciones millonarias que la aseguradora AIG otorgó a sus ejecutivos, la Cámara de Representantes aprobó ayer, en una decisión inusualmente rápida, el cobro de un impuesto del 90% sobre este tipo de pagos en empresas rescatadas por el gobierno.

La medida, destinada a limitar el impacto que tuvo el escándalo, fue impulsada por el presidente del Comité de Medios y Arbitrios, Charles Rangel, y fue aprobada por 328 votos a favor y 93 en contra.

"Queremos que nos devuelvan nuestro dinero, y queremos que nos lo devuelvan ya, para los contribuyentes", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Andeliz Castillo, una vocera republicana, explicó que algunos legisladores de su partido votaron en contra porque quieren que las empresas devuelvan a los contribuyentes el 100% de las bonificaciones, y no el 90%.

El proyecto de ley está dirigido principalmente contra los altos ejecutivos de las empresas que recibieron fondos del plan de rescate aprobado por el Congreso, y en cuyos contratos estaba estipulado el pago de primas aunque la compañía obtuviera malos resultados.

La medida, de ser aprobada también en el Senado, se aplicará a empleados de empresas que reciban más de 5000 millones de dólares del plan de rescate financiero del gobierno federal.

El titular del bloque minoritario republicano, John Boehner, dijo que se trataba de un "circo político" para distraer la atención de por qué el gobierno del presidente Barack Obama no hizo más para impedir esas bonificaciones antes que fueran pagadas.

En ese sentido, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, admitió ayer la responsabilidad por el pago de las bonificaciones, en una entrevista con CNN. "El martes fui informado acerca de la escala y alcance completos de los problemas con estos pagos específicos", dijo. "Yo estaba en una posición en la que no supe de eso antes. Asumo toda la responsabilidad por eso", agregó Geithner.

La empresa American International Group (AIG) no es la única castigada por los legisladores: la medida también limita las bonificaciones a ejecutivos de por lo menos una decena de instituciones financieras que recibieron dinero del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares. Entre esas empresas figuran el Bank of America y el Citigroup.

La medida refleja la indignación que han expresado los miembros del Congreso después que se reveló que AIG había concedido bonificaciones a 73 de sus ejecutivos por un total de 165 millones de dólares. La empresa recibió del gobierno un salvavidas de más de 170.000 millones de dólares.

Durante una audiencia en el Congreso, el presidente y principal ejecutivo de AIG, Edward Liddy, dijo anteayer que algunos de los ejecutivos ya han comenzado a devolver las bonificaciones que recibieron.

Ayer, la empresa le entregó al fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, la lista de los ejecutivos beneficiados. Cuomo dijo que analizará el riesgo que puede suponer para los empleados la difusión pública de sus identidades.

Por otra parte, el anuncio de la Reserva Federal de que comprará bonos del Tesoro a largo plazo por un valor máximo de 300.000 millones de dólares contribuyó ayer a debilitar al dólar frente al euro y otras divisas, y favoreció el alza del precio del crudo. La medida de la Fed busca estimular el crédito y presionar a la baja a los tasas de interés de las hipotecas.

Agencias AP y EFE

Advertencia del FMI para el G-20

* WASHINGTON (Reuters).-Los países del G-20 tendrán que prepararse para afrontar el impacto del debilitamiento de la actividad financiera mundial, según advirtió ayer el Fondo Monetario Internacional, que prevé una contracción de la economía global por primera vez en 60 años.

Comentá la nota