Castells, a tribunales

La policía denunció ante la Justicia Federal al líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells, tras los destrozos que los militantes de su agrupación provocaron el martes en la sede local del Ministerio de Desarrollo Social de Nación. Según explicó el titular de la Gerencia de Empleo, Cristian Recchia, "la misma policía que presta servicios de custodia en las puertas de la sede, actuó de oficio ante los hechos perpetrados por los manifestantes y denunció los destrozos causados hacia el edificio". Por su parte, el funcionario, prestó declaración ante la Justicia, ayer por la mañana, acerca de los hechos acaecidos".
Un grupo de manifestantes liderados por Castells provocó destrozos en el edificio de Mendoza al 1000, para protestar al "gobierno de Kirchner por haber suspendido el envío de planes de vivienda y entrega de planes sociales para Santa Fe. Si hubiera viviendas ﷓"manifestó el dirigente piquetero﷓" ninguna de las ocho personas hubiera muerto" en la tormenta de la semana pasada.

En ese marco, el reclamo se realizó con quema de neumáticos para cortar la intersección de Sarmiento y Mendoza, donde además, y según lo relató Recchia en su declaración ante la policía Federal, "había un grupo de manifestantes que estaba con el señor Castells, y algunos integrantes, con la cara tapada, corrieron hacia la puerta de la sede, rompieron todos los vidrios y volvieron corriendo a reunirse con su gente". Sobre su exposición, el funcionario explicó que "la policía federal la deriva a la Fiscalía de turno, y evidentemente ésta tomará medidas".

La denuncia policial por destrozos se realizó en el Juzgado Federal Nº 4, a cargo de Marcelo Bailaque. Además, según trascendió, otra denuncia se habría efectuado en el Juzgado de Faltas, en el marco de la acción de cortar las calles Sarmiento y Mendoza, llevada a cabo por los manifestantes. Cargo que, según considera Recchia, "debió haberlo hecho la policía provincial".

Comentá la nota