Castells se sumó y cortó la 9 de Julio

En medio de la tensión por el campamento piquetero en la Avenida de Mayo, el líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells, encabezó ayer un corte de tránsito en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano, en el centro porteño, en reclamo de una serie de reivindicaciones sociales.
La protesta, de la que también participaron varias organizaciones de la provincia del Chaco, se realizaba frente al Ministerio de Desarrollo Social y ahondó las complicaciones en el tránsito del centro.

Castells explicó que el corte se enmarcaba para exigirle al Gobierno nacional planes sociales para los piqueteros no oficialistas, y además ayuda para los damnificados de las inundaciones en el Chaco.

A su lado, Norberto López, del movimiento 17 de Julio del Chaco, denunció "discriminación" por parte de la administración kirchnerista de no brindar ayuda a los desocupados que no apoyan al gobierno nacional.

Al igual que los grupos que acamparon a metros de la Plaza de Mayo, Castells reclamó cupos para sus militantes en el programa social Argentina Trabaja, que otorga 100.000 empleos con sueldos de entre 1200 y 2200 pesos por mes. Hasta el momento, el Gobierno dejó en manos de los intendentes peronistas del conurbano el control de los ingresos a ese plan.

La manifestación de Castells comenzó pasado el mediodía y concluyó poco antes de las 20. Mantuvieron bloqueados tres carriles de la mano al sur de la avenida, frente al edificio donde trabaja la ministra Alicia Kirchner.

Tanto en la protesta de Castells como en la del campamento hubo representantes de la comisión interna de la empresa Kraft Foods, que expresaron su "solidaridad" con los reclamos sociales y denunciaron supuestas "provocaciones" de la compañía, al no admitir la reincorporación de los trabajadores despedidos.

Castells encaró una ofensiva contra el Gobierno desde la semana pasada: reclamó alimentos en un supermercado de Coto (por lo que fue detenido durante unas horas) y encabezó una sonora protesta dentro de un bingo en La Plata.

Comentá la nota