Los casos de Raúl Pitarque y "Tito" Lamberto: ¿límites de Alem en su camino para Intendente?

En ambos casos, el casi lanzado candidato a Intendente los quiere cerca. Pero todavía le sacan el cuerpo. ¿Son los nuevos límites de construcción del candidato más parecido, en superficie, a don Helios?
Hablan con él, lo tratan y tienen buena relación. Pero interpretan las cosas de diferente manera. Se trata de dirigentes con conocimiento fuerte de temas municipales, por un lado, y del probable candidato a Intendente radical/cobista Julio Alem, por otro.

Los referentes se reúnen con Alem. Pero no el dan el "sí" final ni se suman a su sector: simplemente se quedan cerca, hablan, y hasta le dan una mano. Alem, del otro lado, interpreta que el día de mañana, en la campaña, pueden trabajar juntos. Y hasta tenerlos de funcionarios.

Nada indica hoy por hoy que vaya a ser así. Ni siquiera aunque el presidente del Concejo Deliberante les tire flores en reportajes públicos.

De una cosa sí es consciente Alem: hoy, en plena puja con el intendente José Eseverri, es el peor momento político para escuchar los cantos de sirena de los que le dicen que en cualquier momento abandonan el barco de José y se suben al suyo.

"Chango" ya escucha varias veces por día esa promesa, y la descarta casi tan rápido como la oye: "ni loco me embalo en creerme que hablan en serio", ha dicho más de una vez.

Sin embargo hay otros dirigentes que le llenan el ojo, que considera objetivos más o menos cercanos y que se han reunido con él con trato más íntimo que el de una charla de pasillo. Son dos: el asistente social Fernando "Tito" Lamberto y el médico y ex secretario de Salud Raúl Pitarque. O tres: también está interesado en las "manzaneras" de Alicia Tabarés.

Lamberto estuvo con Alem en una reunión con vecinos en barrio Isaura, por el tema seguridad. Para el presidente del Concejo Deliberante, Lamberto es la cabeza ideal para el área social del Municipio si Alem fuera mandatario, cosa que recién se resolverá en 2011.

Pero Lamberto, al menos por el momento, no tiene ninguna intención de dejar de ser parte del equipo de Alberto Hernández. Y guarda mucho reparos con un radical como Alem, que proviene del sector más de centroderecha de la UCR y tiene fuerte vinculación con sectores empresarios.

Tiene, en realidad, la misma distancia que los grupos que responden a Alicia Tabarés. En reportajes radiales, Alem ponderó el trabajo de las manzaneras de la diputada y de sus concejales, pero el grupo se mantiene distante de Alem, a quien consideran con un componente "gorila", o antiperonista importante.

El último de los casos es el del médico Raúl Pitarque, quien ya confirmó que está sólido con José Eseverri, y que no piensa irse. Para Alem, también, era un elemento cercano y tentador para sumar. El propio Pitarque lo desmintió pronto: "estoy trabajando con José y hace dos meses que no hablo con Chango", dijo este miércoles.

Pitarque, para Alem, tiene otro valor adicional: representa casi un emblema de la era Helios Eseverri. Pero dice que, más allá de lo que quiera Alem, él no está.

¿Son los límites de la construcción política de Alem para el momento en que decida formar base para lanzarse a la Intendencia? Probablemente, pero con un componente adicional: si va hacia la UCR allí pueden esperarlo, para darle pelea interna, grupos con entrenamiento tanto en la construcción como en la destrucción política.

Todo un dilema.

Comentá la nota