Caso Zille: una investigación retrasada por dilaciones judiciales.

La investigación policial para identificar a los secuestradores del empresario Ariel Zille comenzó casi al mismo tiempo que el joven era liberado en Plottier, en los primeros minutos del sábado 13 de diciembre.
Los resultados fueron entregados a fines de diciembre al fiscal federal de Río Negro, Marcelo Grosso, y este inmediatamente pidió los allanamientos en los primeros días de enero. Pero la jueza María del Carmen García recién los dispuso este último sábado. ¿Por qué?

La magistrada se excusó en un principio aduciendo que el caso no era de su competencia por una cuestión de jurisdicción. Zille había estado retenido en Neuquén, los supuestos autores vivían allí y lo habían liberado en esa provincia. Por eso entendió que debería ser la justicia federal neuquina quien instruya la causa.

Estas idas y vueltas, hasta que finalmente la Justicia Federal obligó a la jueza rionegrina a que se haga cargo de la causa, provocaron la dilatación de los allanamientos. Según una alta fuente de la investigación, "si hacíamos todo en enero podríamos haber recuperado casi la totalidad del millón y medio de pesos del rescate". Esa no es la única molestia: también consideran que se "manoseó" el trabajo de la delegación pampeana que estuvo en Neuquén, pasando incluso las fiestas de Navidad y Año Nuevo allí.

La Brigada de Investigaciones estuvo desde un principio prestando colaboración con sus pares de Neuquén y Río Negro. Si bien el delito se cometió en Catriel, el fiscal decidió que la parte de inteligencia la hicieran los pampeanos. Teniendo la sospecha sobre el supuesto entregador (el empresario conocido de Zille que fue detenido en 25 de Mayo), se determinó que estaba en permanente contacto con gente de Neuquén.

Una delegación encabezada por el jefe de la UR-IV, Pedro Schapp, junto al principal David Rinaldi, el oficial inspector Guillermo Olguín y el sargento Juan Guzmán (todos estos de la Brigada) se instaló en aquella ciudad y logró determinar, a través de cruzamientos telefónicos, el lugar donde lo tuvieron cautivo a Zille, donde vivía cada uno y el auto en que lo habían trasladado. También que apenas pagado el rescate, lo empezaron a gastar en cantidad.

Finalmente las cuatro personas señaladas por la investigación fueron detenidas, entre ellas el supuesto entregador (¿es la misma persona con la Zille fue a Catriel?) y también quien lideró las negociaciones y cobró el rescate. En las próximas horas se espera sean traslados a Río Negro, para prestar declaración ante la jueza.

Comentá la nota