Caso Senn: cautela de las entidades de derechos humanos

Hasta el viernes, en que las consultó el diario, no se habían expresado / Sonia Torres explicó que sólo conocen sobre el tema lo publicado en la prensa / Iniciarán averiguaciones propias en Santa Fe.
Los organismos de derechos humanos de Córdoba han guardado un cerrado silencio sobre el caso que estalló hace dos semanas y que involucra al legislador justicialista Horaldo Senn, acusado por un testigo citado en un juicio que se tramita en Santa Fe de presuntamente haber colaborado con la dictadura militar cuando vivía en la ciudad santafesina de Esperanza.

Recién el viernes, ante una consulta de este diario, las agrupaciones Hijos y Abuelas de Plaza de Mayo filial Córdoba, salieron a fijar su posición al respecto. De todos modos, coincidieron en que "hay que esperar a que se pronuncie la Justicia" y evitaron una manifestación de condena al parlamentario.

A diferencia de la cautela que eligieron los organismos respecto del tema, el secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba, Miguel Baronetto, había reclamado de manera categórica que Senn fuera apartado de su banca en la Unicameral. Baronetto estuvo preso durante la dictadura en la cárcel Penitenciaria de barrio San Martín (ex UP1) donde fue asesinada su esposa, Marta González.

La titular de Abuelas de Plazo de Mayo, Sonia Torres, sostuvo que conocen del episodio que involucra a Senn "por lo que salió en los diarios". Sin embargo, acotó que Abuelas iniciará averiguaciones propias con organismos afines de Santa Fe para tener una versión más fina y directa de la cuestión.

Es decir, la dirigente apuntó que no sólo esperarán a lo que resuelva la Justicia, sino que avanzarán en rastrear por otras vías datos sobre el pasado, al parecer tormentoso, de Senn.

"Recién entonces nos pronunciaremos", afirmó Sonia Torres.

Desde Hijos, el vocero Martín Notarfrancesco transmitió la posición de la agrupación: "Hay que esperar que avance la Justicia y Senn tendrá que aportar lo suyo para clarificar su situación".

Negó que la falta de involucramiento en el tema tenga que ver con una dependencia económica del grupo con el Gobierno de Schiaretti, igualmente cauto sobre la denuncia que carga el legislador a partir del testimonio del testigo Carlos Chiarulli.

"No lo conocemos a Senn, pero nunca nos pronunciamos por una simple denuncia.Tiene que haber un pronunciamiento de la Justicia", dijo Notarfrancesco.

Aportes oficiales. En materia de asignación de fondos oficiales a estas organizaciones humanitarias –lo que podría condicionar un repudio liso y llano a Senn, como sí hicieron otros exponentes de la oposición– cabe precisar que el programa 802 de la Legislatura, llamado "Recursos Económicos para Organismos de Derechos Humanos", cumple con lo que establece la ley 9436.

En tal sentido, la Legislatura contempla en su presupuesto aportes económicos a organismos de "demostrada trayectoria", y menciona a Abuelas filial Córdoba, el Equipo Argentino de Antropología Forense, la Asociación de Familiares de ex Presos Políticos y el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj).

Para este año el aporte se fijó en 355 mil pesos y a setiembre pasado se habían ejecutado 320 mil pesos. En cuanto a 2010, se ha presupuestado una asignación de 400 mil pesos para el funcionamiento de esas entidades.

Además, el Gobierno hace su propio financiamiento, como es el caso de las partidas destinadas al Archivo Provincial de la Memoria, entre otras.

Senn quedó en el centro de una polémica luego de que el testigo Chiarulli revelara en el juicio que se le sigue en Santa Fe al ex juez federal Victor Brusa, que el hoy parlamentario de Córdoba tuvo actuaciones pocos claras en la ciudad de Esperanza durante la dictadura, donde estudiaba veterinaria. Se lo acusó de "señalar" a personas que terminaron detenidas y torturadas.

La postura de Hijos

"Hay que esperar que avance la Justicia, y Senn tendrá que aportar lo suyo para clarificar su situación", dijo Martín Notarfrancesco, uno de los miembros de la entidad.

Comentá la nota