El caso de los remedios truchos llega a Córdoba

Un bancario cordobés se presentará ante el juez Oyarbide para pedirle que investigue si su esposa recibió fármacos adulterados.
Un jubilado bancario cordobés, cuya esposa falleció de cáncer en febrero pasado, hará una denuncia ante el juez federal Norberto Oyarbide para que investigue si los medicamentos oncológicos que la Asociación Bancaria entregó en Córdoba estaban adulterados o vencidos.

La denuncia refleja el temor que se generó en muchos afiliados bancarios cordobeses cuando la investigación que lleva adelante Oyarbide demostró que muchos de los medicamentos para tratamientos de alta complejidad que distribuyó la Obra Social Bancaria Argentina (Osba) eran "truchos", según las definiciones del juez y del fiscal de la causa, Luis Comparatore.

José María Porrini, jubilado del Banco de Córdoba cuya esposa falleció el 8 de febrero pasado, confirmó a este diario que prepara una carpeta con los datos del tratamiento que recibió su cónyuge y que en los próximos días hará una presentación espontánea ante el juzgado de Oyarbide.

En esta causa, está involucrado el secretario general de la Asociación Bancaria, Juan José Zanola, por el presunto delito de entregar medicamentos oncológicos adulterados. También será indagada la esposa del dirigente, Paula Aballay, a cargo de la obra social.

"El caso Porrini no es un hecho aislado", aseguró Ricardo Ríos, titular del Centro de Jubilados del Banco de Córdoba.

Según este dirigente de los jubilados, que está enfrentado con la conducción de la Asociación Bancaria de Córdoba, "existe una gran preocupación entre los bancarios cordobeses. Se ha descubierto que en Buenos Aires entregaban remedios truchos y esto puede haber sucedido en Córdoba y el resto del país. Muchos de los medicamentos para tratamientos costosos venían directamente de la Osba central", explicó Ríos.

El caso Porrini. Tras el escándalo que desató la investigación de Oyarbide, en Córdoba el caso Porrini tomó trascendencia entre los afiliados a la obra social de los bancarios.

A Rosa Yacarini, esposa de Porrini, le diagnosticaron cáncer de mama en 2005. Durante el prolongado tratamiento, su marido debió reclamar en varias oportunidades –hasta con cartas documento– para que la obra social le entregara los costosos medicamentos.

Cansado de las gestiones ante las seccionales local y nacional de Osba, el año pasado Porrini elevó su queja al Ministerio de Salud de la Nación, que debe controlar el funcionamiento de las obras sociales.

Un mediodía de diciembre del año pasado, una llamada a su teléfono particular sorprendió a Porrini: su reclamo ante la cartera nacional había dado resultados. Quien llamaba era la por entonces ministra de Salud, Graciela Ocaña, quien se interesó en persona por su caso.

Luego de de una larga charla, en la cual Porrini le detalló las "peripecias" que sorteaba para conseguir los medicamentos para su esposa, la ministra se comprometió a interceder ante Osba para solucionarle el tema.

Pocos días después, los remedios llegaron al domicilio de la familia Porrini en la ciudad de Córdoba, a través de una empresa de correo privado.

Los medicamentos no le salvaron la vida a Rosa, quien falleció el 8 de febrero de este año. Ahora, con diarios en sus manos que dan detalles de la investigación que realiza Oyarbide, como muchos bancarios cordobeses Porrini sospecha que los remedios que tomó su esposa estaban adulterados o vencidos.

"Por mi esposa ya no puedo hacer nada. Pero me voy a presentar ante el juez Oyarbide para pedirle que investigue si los medicamentos oncológicos que recibieron los enfermos cordobeses eran ‘truchos’, como quedó demostrado en Buenos Aires. Esto es un delito de lesa humanidad", afirmó Porrini.

Interna e investigación. La investigación que involucra a Zanola salió a la luz pública en plena campaña electoral por la renovación de autoridades del gremio bancario en el ámbito nacional. Esta situación agigantó la interna política en el gremio.

Si bien tanto Porrini como Ríos aclararon que sus críticas no "son políticas" y que los problemas de la obra social de los bancarios cordobeses vienen de mucho tiempo atrás, el titular de la seccional local, Raúl Ferro, aseguró que la interna gremial está presente en esta causa. El dirigente cordobés apunta a Raúl Fontana, el candidato de la lista opositora que enfrenta a Zanola en las elecciones del próximo miércoles.

"Hasta ahora, no tengo conocimiento de que en Córdoba haya casos de enfermos que recibieran medicamentos adulterado. Las puertas del gremio están abiertas para recibir cualquier inquietud. La investigación está en marcha y hay que dejar que trabaje la Justicia. Hay algunos dirigentes, a los que yo llamo ‘las viudas de Zanola’ porque antes estuvieron muchos años con él, que quieren sacar provecho de esta situación", afirmó Ferro, en obvia referencia a los opositores a Zanola.

Ferro no integra la lista del oficialismo. No obstante, hay otros dirigentes cordobeses de su mismo espacio político que sí están en la boleta de Zanola. Uno de ellos es Aldo Acosta, ex secretario General de los bancarios cordobeses.

Ferro admitió que la obra social de los bancarios de Córdoba estuvo "quebrada". Pero dice que ahora está trabajando para mejorar la atención. "Estamos haciendo un esfuerzo para recuperar la farmacia sindical que debimos cerrar. Pero los afiliados no se quedaron sin remedios, porque tenemos acuerdos con farmacias particulares", dijo Ferro.

Desde la vereda opositora, Fontana también cuestionó la "inacción" de la conducción de la seccional de Córdoba. "Me extraña que dirigentes sindicales cordobeses con tanta trayectoria de lucha no se hayan puesto al frente de los reclamos de sus afiliados. La Osba distribuye medicamentos en todo el país y los pacientes de Córdoba pueden tener los mismos problemas que los de Buenos Aires", argumentó el dirigente opositor.

La causa que investiga Oyarbide generó un escándalo nacional, cuyas consecuencias también impactan en Córdoba.

Comentá la nota