El caso Monsanto al Comité de Etica

"La investigación científica universitaria debe estar orientada al beneficio de la comunidad", aclaró el rector de la UNR, ante la polémica instalada por el apoyo de una empresa multinacional a la Facultad de Ciencias Agrarias.
El rector de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana, quiere que el Comité de Etica de la UNR investigue y se pronuncie sobre el apoyo de la multinacional Monsanto a la Facultad de Ciencias Agrarias, revelado por Rosario/12 en su edición del domingo. También al gremio docente Coad marcó claramente su posición: "Cuando el orgullo del desarrollo tecnológico de la universidad pública cuesta lo que vale vender el alma al diablo es verdaderamente lamentable y altamente peligroso".

En la entrevista publicada por este diario la decana de Agrarias Liliana Ramírez y el secretario general Hugo Permingeat habían revelado

el apoyo de Monsanto, asi como de Syngenta y Pionner, todas empresas ligadas al mercado agrícola, que se había traducido en un laboratorio de biogenética vegetal que costó unos 40 mil pesos, más instrumental que sumaba unos 300 mil dólares. Permingeat había postulado que "el conocimiento científico es neutral" y que podía "trabajar para cualquiera empresa u ong, mientras no violara sus principios".

--¿El conocimiento científico es neutro y hay que alejarlo de lo político?

--Los principios de nuestros estatutos marcan que la universidad estatal por mandato constitucional está al servicio de la comunidad. Así que primariamente la investigación científica universitaria debe estar orientada al beneficio de la comunidad. Es decir que no es neutra. Pero tampoco podemos hablar de neutralidad porque el Consejo Superior reglamentó, a mi pedido, el 25 de noviembre las funciones del Comité de Etica, planteando que la investigación dentro de la universidad debe ser independiente de los factores de presión externas, y si es independiente no es neutro-, contestó el rector a este diario.

--¿Es sencillo que una empresa como Monsanto puede apadrinar a una facultad sin pasar por filtro alguno?

--Ni la Facultad ni la UNR tienen acuerdo alguno para formar cuadros de Monsanto, así que el personal de cualquier empresa como cualquier ingeniero agrónomo puede cursar el postgrado. Si alguien opina que tiene una alianza estratégica con Monsanto está equivocado. Y si existiera como posibilidad, este acuerdo debería ser firmado por el rector y esto no ha pasado. Por otro lado el apadrinamiento de Monsanto surge de una donación que la empresa hizo a la facultad por equipamientos, y lo que yo planteo es que el grueso de los subsidios de la UNR llegan de organismos nacionales y los cuidamos. Es decir que la política general de la UNR está orientada a trabajar con municipios, provincia y nación. En mi doble rol de rector y de presidente del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) firmé hace 20 días un convenio con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación por 10 millones de pesos destinados a investigar cinco áreas estratégicas del país ligadas al desarrollo. Desde un punto de vista político la universidad no tiene como línea de política estratégica tomar el apadrinamiento de ninguna empresa o fundación para investigar.

--¿Por qué pasó esto entonces?

--Que Monsanto haya hecho una donación, no puede ser entendido como que apadrina a la facultad. Pero igual le voy a pedir el Comité de Etica de la UNR que analice este tema porque entre sus funciones está la de indagar cuestiones de ética que se pueden generar haciendo las recomendaciones del caso.

"Por este tipo de actitudes, la universidad de Río Cuarto pagó con la vida de nuestros compañeros docentes e investigadores los convenios con Aceitera General Deheza y el senador Roberto Urquía. Que en Agrarias, Monsanto sea quien subvencione nuestra formación para la destrucción de los suelos, y por lo tanto de comunidades enteras por medio del modelo sojero impuesto; es un crimen que se está consumando por medio de la tan mentada responsabilidad social empresaria", señaló Gustavo Bruffman, secretario de Coad.

Comentá la nota