Caso Molina: piden declarar argentina a la médica cubana

Caso Molina: piden declarar argentina a la médica cubana
Un diputado del PRO presentó un proyecto para que se le otorgue la ciudadanía.
Inesperadamente, un diputado macrista abrió ayer un nuevo capítulo en el "caso Hilda Molina", al presentar un proyecto de ley para que el Poder Legislativo declare ciudadana argentina a la neurocirujana cubana, cuya familia en Buenos Aires reclama hace más de una década a La Habana que le de permiso para que pueda viajar a este país. De prosperar la iniciativa, la administración de Cristina Kirchner se encontraría con nuevo cuadro diplomático ante su colega Raúl Castro: el pedido formal que hasta ahora ha hecho su gobierno al de la isla, y anteriormente el de Néstor Kirchner, por una cubana debería hacerse entonces por una ciudadana local.

Cristina estuvo con los dos Castro en enero, durante su visita a La Habana. Así se enterró la tensión bilateral surgida por el frustrado intento del ex presidente Kirchner para que Fidel dejara salir a su ex colaboradora, Molina. El diálogo de Cristina y los Castro no fue divulgado, por lo que el caso sigue pendiente entre los dos Estados.

"Nuestro país garantiza el ejercicio del derecho a la reunificación familiar de los inmigrantes residentes en la Argentina con sus padres, cónyuges, hijos solteros, menores, o hijos mayores con capacidades diferentes", argumentó el diputado del PRO, Julián Obiglio al presentar su proyecto de ley, que buscará tratar sobre tablas en la próxima sesión de Diputados, para que, si se aprueba, lo trate rápido, el Senado.

"La ley 25.871 tiene como uno de sus objetivos principales garantizar el ejercicio del derecho a la reunificación familiar y establece que el Estado garantizará el derecho a la reunificación con los padres, cónyuge o hijos", agregó.

En diálogo telefónico con Clarín, tanto Molina -desde su casa en La Habana-, como su hijo cubanoargentino, Roberto Quiñones se manifestaron cien por ciento a favor, y agradecidos por el proyecto de ley, que habrá que ver si en tiempo electoral apoya el oficialismo. Obligio dijo a este diario contar con señales positivas en ese sentido. Quiñones agregó que buscó garantizarse que el caso "no sea utilizado a nivel político y que siga encuadrándose en un sentido humanitario." Quiñones tiene dos hijos de su matrimonio con una Argentina, y en 2008 trajo a su abuela, que vivía con Molina.

A su vez, la propia Molina también recordó que su problema en la isla es que no le dan el permiso de salida. Y hay otro tema. Aunque tengan ciudadanía y pasaporte de otros países, todos los nacidos en Cuba que viajan a la isla deben salir y entrar con pasaporte cubano y no con el extranjero. Una forma de control migratorio que se sostiene hace décadas.

Comentá la nota