Un caso de mala praxis en el Hospital deriva en el embargo de un millón de pesos al Municipio

Un caso de mala praxis en el Hospital Santamarina, ocurrido en 1995 durante la gestión del entonces intendente Julio Zanatelli, tiene 14 años después un desenlace con un impacto económico para la cuentas del Municipio.
La Justicia embargó fondos de la comuna por un millón de pesos, a raíz del juicio entablado por el esposo de la mujer que dio a luz dos días después de la fecha establecida, al no contarse en aquel momento con profesionales de ginecología y obstetricia en el centro de salud pública, echados por decisión del Ejecutivo al aplicar una ley de prescindibilidad para los empleados. El chico falleció a los 12 años de edad como consecuencia de las complicaciones derivadas de aquel parto postergado.

Pero el caso marca además una rara paradoja política. La situación de mala praxis se dio en medio de una grave crisis en el Hospital, cuando Zanatelli despidió a 24 médicos, incluidos todos los ginecólogos y obstetras. Entre los profesionales expulsados estaba también al actual intendente Miguel Lunghi, quien se desempeñaba como pediatra en el nosocomio.

Además, durante aquel escándalo, tuvo un rol central el actual Jefe de Gabinete y senador electo Carlos Fernández, que ocupaba la presidencia del Concejo Deliberante, desde donde planteó durísimas críticas contra Zanatelli y alertó sobre las consecuencias que la decisión del por entonces jefe comunal traería en un futuro.

Catorce año después de aquel episodio, el ahora intendente Lunghi, uno de los expulsados por Zanatelli, y Fernández, portavoz de la embestida opositora en aquel momento, encabezan la administración que deberá hacer frente al pago de una suma millonaria.

La causa "Agostino contra el Municipio" tuvo su primera resolución hace cinco años, cuando la Justicia falló a favor en primera instancia de la demanda entablada por mala praxis.

Los hechos ocurrieron en 1995, cuando una mujer dio a luz en el Hospital Santamarina dos días después del momento programado para el parto, al no haber médicos obstetras disponibles, que habían sido echados por Zanatelli.

La demora provocó secuelas irreversibles en el pequeño, que creció con serios trastornos y culminaron con su fallecimiento, a los doce años.

El padre del menor inició el juicio por entonces, que tuvo su resolución por parte del juzgado del Dr. Pedro Valle y posteriormente la sentencia confirmada en un tribunal de La Plata.

La pasada semana, el patrocinante de Agostino solicitó el embargo de fondos de la comuna por un millón de pesos en la sucursal del Banco Provincia, tras un fallo de la Suprema Corte bonaerense.

Esa resolución judicial establece también la responsabilidad en el caso del entonces director médico del Hospital, quien a su vez realizó el parto, el Dr. Adolfo Naveira. Con esto, ahora el Municipio deberá replicar el juicio hacia ese profesional como responsable.

Comentá la nota